Llambias y el trapo rojo que suplanta a la bandera , (audio y texto)

El dirigente de CRA, alineado con la Sociedad Rural en el ala más conservadora del agro nacional, aseguró que “acá nos quieren destruir para poner un proyecto que va en contra de todo lo que defendemos”. También criticó a la justicia.



La arenga de Mario Llambías el pasado 19 de marzo en un acto de la derechista Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), en la ciudad bonaerense de Junín, marca un preocupante giro ascendente en la intolerancia que caracteriza a esa agrupación y a su entidad madre, las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Porque no se trata sólo de frases con peso propio y que retrotraen al momento en que CRA y Carbap estaban conspirando contra el gobierno democrático de Isabel Martínez de Perón, sino que, además, el momento y el lugar son datos destacados de la intención política de Llambías.

En la víspera de la conmemoración nacional por los 35 años del golpe militar de 1976, Llambías apeló a aseveraciones tales como que “hay muchos  –en clara alusión al gobierno– que quieren remplazar nuestra bandera nacional por un sucio trapo rojo”, a la vez que pidió trabajar para cambiar el gobierno nacional “en estos próximos seis o siete meses, ya que muchas oportunidades no nos quedan para hacerle entender a la gente”. Junín fue la sede del XXV Congreso de Carbap, en el que su entonces presidente, Jorge Aguado (luego fue secretario de Agricultura de Roberto Viola y gobernador de la provincia de Buenos Aires con Leopoldo Galtieri) hizo un discurso netamente golpista.

CRA representa, junto a la SRA, lo más conservador de las asociaciones del agro, y coinciden en su ideología pro libre mercado sin intervención estatal. De hecho, fue la Sociedad Rural la que el 24 de marzo de 1977 (al cumplirse el primer aniversario del golpe), apoyó al gobierno de facto con una solicitada titulada “La Sociedad Rural al País”, que fue publicada en los principales diarios nacionales de la época (ver aparte).
Ante la atenta mirada del párroco de la ciudad y de diferentes dirigentes que contribuyeron a los cuatro lockout patronales del agro a lo largo de 1975 y luego participaron del lockout de toda la gran patronal argentina, en febrero de 1976, Llambías manifestó que “acá nos quieren destruir, para poner un proyecto que va en contra de lo que todos nosotros defendemos”.

Además, y en pleno avance de la justicia sobre distintos casos de trabajo esclavo en el agro en todo el país, el titular de CRA embistió contra los magistrados al pedirles que “no se siga perjudicando a la gente con la justicia, y que no se pongan más trabas a la producción”. Además apuntó que “si se hubiera aprobado la 125, estaríamos todos mucho más complicados” en el sector.
Además, y mostrando sus prejuicios contra la intervención popular en la actividad política, el ruralista Llambías espetó que para cambiar el modelo, “hay que trabajar mucho. Pero no pido militancia, porque la militancia es que nos pongan una idea en la cabeza para luego ir para adelante sin pensar”.
Horas antes de esa exposición pública, y según consignaron los diarios locales, el titular de CRA aseguró que las medidas aplicadas por el gobierno de Cristina Fernández “son impracticables”, y que “nos quieren imponer un modelo que prohíbe, que no alienta, y busca desmoralizar”.

También remarcó que “el campo sigue produciendo e invirtiendo, obviamente con menos fuerza de lo normal, pero lo preocupante es que uno no sabe para qué lado se va a disparar la liebre, porque siguen apareciendo medidas, algunas de ellas totalmente impracticables, producto del desconocimiento y hasta del revanchismo que existe en algunas áreas del gobierno”.

En ese sentido señaló que “el hecho de pedir que se declare cuándo va a entrar la máquina cosechadora al campo (en relación al pedido de la AFIP de informar sobre la cosecha de soja), cuando hay ocasiones en que ni la noche anterior se sabe si se va a poder realizar la cosecha porque las condiciones de humedad o demás factores no lo permiten. Son medidas que no ayudan ni a la producción ni al control de la evasión”.
Llambías, CRA y Carbap sostienen una posición que ya comenzó a cosechar el repudio democrático de la población.

fuente:
 http://tiempo.elargentino.com/notas/llambias-quieren-remplazar-bandera-sucio-trapo-rojo




audio del discurso de Llambías.




En épocas donde la Comisión de Enlace Nacional optó por bajar el tono a la disputa que mantiene con la administración kirchnerista, CARBAP se erige como una entidad que se mantiene firme con sus demandas, realizando acciones concretas.

En la última asamblea local, se propuso hacer una marcha a las puertas de las oficinas de Guillermo Moreno, una propuesta que fue desechada por las autoridades nacionales.

Entonces, desde CARBAP se decidió hacer una manifestación, pero en lugar de hacerlo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se prefirió llevarla a cabo en su propio territorio. Así se organizó el acto del último sábado, dado que las sociedades rurales nucleadas en la central bonaerense y pampeana consideran que “ninguna de las demandas del campo han sido escuchadas luego de más de seis años en los que CARBAP ha marcado el perjuicio que genera la falta de una política agropecuaria en la economía de los productores y los pueblos del interior”.

En la elección de Junín como sede del encuentro también influyó el aspecto geográfico, dado que nuestra ciudad se encuentra ubicada en un punto neurálgico de toda una gran zona de influencia.

En el acto se conmemoró el Día de la Agremiación Rural aunque en los hechos se trató de una nueva jornada de protesta contra las políticas de la administración central.

Luego de la celebración de una misa, los asistentes pasaron a la pista para escuchar los discursos de las autoridades convocantes, en un encuentro que pretendía evocar los mejores momentos de la protesta chacarera, con el despliegue de banderas y pancartas con consignas anti K.

El encuentro tuvo un fuerte componente de protesta contra el Gobierno Nacional, en él mismo el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Rodrigo Esponda remarcó que...
quedan “escasos siete meses” para alcanzar sus objetivos, señaló que “hay una recta a octubre” y exhortó a pisar el acelerador “a fondo”. Por su parte, Llambías advirtió que “quieren cambiar la bandera nacional por un sucio trapo rojo”. En tanto, el presidente de CARBAP, Alberto Frola, reclamó que se saquen las retenciones y aseveró que “da asco que la Argentina tenga 5 millones de pobres e indigentes”.



En el futuro

Está empezando la época de cosecha y se supone que en un futuro próximo habrá nuevas manifestaciones, dado que los ruralistas consideran que las condiciones no han cambiado.
Mientras se advierte poca acción de parte de la Mesa de Enlace, en esta zona no se descartan medidas frente al escenario que se avecina.
En diálogo con DEMOCRACIA, el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Rodrigo Esponda, no confirmó ni descartó futuras acciones: “En la reunión de comisión de CARBAP que se realizará a fin de mes, se decidirá si habrá nuevas medidas o no”, señaló.


PARA ESTAR ATENTOS, NO?????



No hay comentarios. :

Publicar un comentario

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)