Discurso completo Dip. Jorge Rivas...(Voto optativo a los 16) 31-10-2012


El diputado nacional socialista habló en el recinto por primera vez desde el ataque que lo dejó tetrapléjico. Lo hizo a través de un sistema especial que le permitió expresarse

En la Cámara de Diputados se discutía el proyecto de ley que plantea una reforma electoral para habilitar el voto a partir de los 16 años. Y el debate dio lugar a un momento muy especial, que conmovió a todos los legisladores y al público que seguía la sesión especial desde las galerías.
La iniciativa comenzó a ser debatida pasadas las 12:10, con la única presencia del kirchnerismo y apenas cuatro opositores. Y cerca de las 15:30 fue el turno de Rivas.
El diputado nacional de la Confederación Socialista expresó su apoyo al voto joven, ante un absoluto silencio y la admiración de sus compañeros de bancada.
En su discurso planteó que el proyecto significa "incorporar a la vida política a uno del sectores más dinámicos de la sociedad". "Por eso me parece positivo que en esta oportunidad, en vez de hostigarlos, les demos el derecho de expresarse electoralmente", consideró.
Un día antes, en su muro de Facebook, el legislador había dado pistas de la ansiedad que sentía por su inminente presentación: "Esta tarde probamos en la Cámara de Diputados nacional el sistema de comunicación que utilizo. Salió todo perfecto, y espero mañana poder tomar la palabra en el debate del proyecto de ley para que los jóvenes puedan votar a partir de los 16 años, si así lo desean (optativo), iniciativa que apoyo".
Finalmente, el sistema funcionó a la perfección. Y cuando el diputado finalizó su discurso, los presentes le dedicaron un sonoro aplauso y una ovación cerrada que conmovieron.
Rivas sufre de tetraplejía desde noviembre de 2007, cuando fue víctima de un intento de robo y salvó su vida por milagro, pero sufrió un grave daño neurológico; sin embargo, con tesón siguió adelante y retomó su actividad política, pese a que desde el hecho se moviliza en silla de ruedas y debe utilizar un software para comunicarse.(infobaes)


 Discurso Completo....

Señor presidente (de la Cámara de Diputados nacional):

El proyecto de ley que hoy tratamos, y que nos llega para su revisión desde el Senado, lleva ya varios meses debatiéndose en este congreso, y también por toda nuestra sociedad. Hemos podido escuchar, gracias a esos debates, diversas opiniones, tanto de especialistas, o de legisladores, como también de ciudadanos de a pie.
En mí opinión, deberíamos primero entender que estamos viviendo una etapa política de ampliación de derechos democráticos. Es decir, de seguir incluyendo a la mayor cantidad de habitantes en el universo de ciudadanos, otorgándoles derechos cívicos a sectores sociales que hasta ahora no los tenían. Y es en ese marco que se debe buscar la motivación que tiene el proyecto que tenemos sobre nuestras bancas. El inconsistente argumento de algunas voces de la oposición, que pretende encontrar en la especulación electoral la verdadera motivación del proyecto, se derrumba con un dato: en caso de sumarse a todos los jóvenes de entre 16 y 18 años al padrón electoral, este solo aumentaría aproximadamente el 3%.

La discusión acerca de si los jóvenes de entre 16 y 18 años de edad están capacitados para votar, me parece ociosa. La propia evolución antropológica se encarga de resolver esa discusión. A no ser que alguien se atreva a sostener seriamente que hace un siglo, cuando se sancionó la "Ley Sáenz Peña", aquel joven de 18 años estaba más capacitado que el joven de 16 años de hoy.

Permítame que le cuente una anécdota personal. Hace algunas semanas me envió un correo electrónico un profesor de historia del colegio al que concurren mis hijos. Me pedía una entrevista para un grupo de alumnos que me iban a formular preguntas sobre historia contemporánea argentina, en particular desde la década del 70 hasta nuestros días. Confieso que cuando entró a mi oficina el grupo de chicas y chicos adolescentes, mí prejuicio estético me hizo suponer lo peor. En el mejor de los casos, pensé, voy a ser sometido a la clásica y aburrida mirada de Billiken. Pero me equivoqué. Fue un recorrido inteligente, preciso, y adulto sobre nuestros últimos 40 años de historia, y también sobre nuestra evolución democrática. La charla no tuvo nada que envidiarle a una conversación entre adultos sobre política. Es más, esta fue más fresca. El profesor me precisó que el promedio de edad de los chicos era de 17 años. Cuento esto, porque este episodio concreto me permitió dimensionar como han crecido las inquietudes políticas en esa franja joven de la sociedad.

En el fondo, señor presidente, este debate se ha repetido a lo largo de nuestra historia, cada vez que un nuevo actor social fue incorporado a nuestra vida política. Los ejemplos no los doy, porque ya todos los conocen. La tensión se produce entre quienes pretenden monopolizar derechos cívicos, y aquellos que tratamos de que cada vez sean más los sectores de la sociedad que le den más sustento a nuestra democracia.

Convengamos que el de los jóvenes constituye un tema muy sensible, ya que ellos cargan con una fuerte estigmatización social, y si son pobres, peor. Pero como bien dice el proyecto que tratamos, comparten y piensan un modelo de nación, de estado, de economía, y muestran un fuerte interés por cambiar las cosas más inmediatas que los afectan. Por eso me parece positivo que en esta oportunidad, en vez de hostigarlos, les demos el derecho de expresarse electoralmente.
Por último, señor presidente, adelanto mí voto afirmativo, ya que estoy convencido de que darles la posibilidad de votar a los jóvenes desde los 16 años significaría incorporar a la vida política a uno de los sectores más dinámicos de la sociedad. Significaría renovación, aumento de intensidad y oxígeno para nuestra democracia. Y nuestra democracia, no debe renunciar a esos beneficios.
Muchas gracias.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)