Los 73 años de un sentipensante... (Eduardo Galeano)



Lenguaje

(Patas arriba. La escuela del mundo al revés.)


En la época victoriana, no se podían mencionar los pantalones en presencia de una señorita.Hoy por hoy, no queda bien decir ciertas cosas en presencia de la opinión pública: el capitalismo luce el nombre artístico de economía de mercado; el imperialismo se llama globalización; las víctimas del imperialismo se llaman países en vías de desarrollo, que es como llamar niños a los enanos; el oportunismo se llama pragmatismo; la traición se llama realismo; los pobres se llaman carentes, o carenciados, o personas de escasos recursos;
la expulsión de los niños pobres por el sistema educativo se conoce bajo el nombre de deserción escolar; el derecho del patrón a despedir al obrero sin indemnización ni explicación se llama flexibilización del mercado laboral;
el lenguaje oficial reconoce los derechos de las mujeres, entre los derechos de las minorías, como si la mitad masculina de la humanidad fuera la mayoría; en lugar de dictadura militar, se dice proceso; las torturas se llaman apremios ilegales, o también presiones físicas y psicológicas;
cuando los ladrones son de buena familia, no son ladrones, sino cleptómanos; el saqueo de los fondos públicos por los políticos corruptos responde al nombre de enriquecimiento ilícito; se llaman accidentes los crímenes que cometen los automóviles; para decir ciegos, se dice no videntes; un negro es un hombre de color; donde dice larga y penosa enfermedad, debe leerse cáncer o sida; repentina dolencia significa infarto; nunca se dice muerto, sino desaparición física;
tampoco son muertos los seres humanos aniquilados en las operaciones militares: los muertos en batalla son bajas, y los civiles que se la ligan sin comerla ni beberla, son daños colaterales; en 1995, cuando las explosiones nucleares de Francia en el Pacífico sur, el embajador francés en Nueva Zelanda declaró: «No me gusta esa palabra bomba. No son bombas. Son artefactos que explotan»; se llaman Convivir algunas de las bandas que asesinan gente en Colombia, a la sombra de la protección militar;
Dignidad era el nombre de unos de los campos de concentración de la dictadura chilena y Libertad la mayor cárcel de la dictadura uruguaya; se llama Paz y Justicia el grupo paramilitar que, en 1997, acribilló por la espalda a cuarenta y cinco campesinos, casi todos mujeres y niños, mientras rezaban en una iglesia del pueblo de Acteal, en Chiapas.



Un tres de septiembre de 1940 en la capital uruguaya de Montevideo naceEduardo Galeano, escritor que ha transitado por los caminos del periodismo, delensayo, de la narrativa; pero ante todo un cronista que ha plasmado con certezay osadía la sociedad contemporánea.

Galeano, que es considerado como uno de los más destacados escritores de laliteratura latinoamericana, desempeñó todo tipo de oficios, fue mensajero, peónen una fábrica de insecticidas, cobrador, taquígrafo, cajero de banco,diagramador, dibujante, redactor y director de diarios.

Los primeros escritos son reportajes de corte político en los que larealidad aparece continuamente golpeada por las circunstancias y en el querefleja una escritura de urgencia, de denuncia, que retrata la cotidianidad deunos tiempos difíciles con una escritura situada siempre en primera línea delos hechos que vertebran el presente.

Eduardo Galeano se consagra en 1971 con su obra Las venas abiertas deAmérica Latina, que ha sido traducida a más de 20 idiomas y que condena laopresión de un continente a través de páginas brutalmente esclarecedoras que sesumergen en la amargura creciente y endémica de la América toda.

Junto al Galeano periodista empezó a aparecer el Galeano narrador invadidoen un contexto político y social que no puede eludirse y es el marco central enel que respiran sus historias.

En 1986 con su obra, la Memoria del fuego, hay una recuperación del pasadoindigenista, en el que la odisea de las dos Américas se centra en los hechosmás cotidianos, componiendo una trilogía febril e incisiva, apoyada en larigurosidad de las fuentes y en la que se entrecruzan crónicas históricas conpinceladas del presente, siempre en busca de un futuro más justo.

La memoria del fuego está estructurada en torno a pequeñas vivenciascotidianas que es en donde encuentra Galeano la verdadera grandeza del serhumano, la intrahistoria es el Universo en el que caminan las obras delescritor uruguayo, al margen de grandes gestas y de sucesos grandilocuentes,que se apartan del hombre de a pie y del verdadero devenir de losacontecimientos históricos. Son, en palabras de Galeano: "historiaspequeñas, pero no minimalistas".

Joan Manuel Serrat toma prestado un fragmento de una de estas historias dela Memoria del fuego para ilustrar, a modo de presentación en sus recitales, eltema Che Pykasumi, que el cantautor interpreta en lengua guaraní.

Un año antes de la publicación de El siglo del viento, y una vez terminadala dictadura uruguaya, regresa a Montevideo y tres años después firma El librode los abrazos, de contenido más sutil y poético.

El mismo año de El libro de los abrazos aparece, Nosotros decimos no, ya para1992 publica, Ser como ellos y otros artículos y, un año después, Las palabrasandantes, recopilación de cuentos y reflexiones ilustrados por el artistabrasileño José Francisco Borges.

El propósito de Galeano en los 90 sigue siendo el mismo que le habíaimpulsado en las otras décadas: palpar la realidad y luego plasmarla en unlibro.

Como respiro, muestra su pasión por el fútbol y lo reivindica desde laliteratura, al modo que también hará Javier Marías, en un libro titulado Elfútbol a sol y sombra.

En 1998 Galeano ofrece en Patas arriba. La escuela del mundo al revés, otrode esos libros de denuncia que no edulcoran el presente, ni rehúyen de sussombras.

Galeano es un ejemplo de coherencia en una obra que sirve siempre de guía ala hora de definir un continente como el de América Latina.

La obra del escritor uruguayo nos convoca a mirar qué pasado se ha levantadoy qué futuro se deja para los descendientes, establece un frente común contrala pobreza, la miseria moral y material, la hipocresía de un mundo que sigueabriendo cada vez más distancias entre los que tienen y los que no tienen,lejos del presente en el que el hombre es visto como una mercancía y en el queparece que no hay lugar para las utopías.
(Fuente:tele Sur-Letralía-Biografías y Vidas/ nh-MM)


Galeano y la  memoria

 “A orillas de otro mar, otro alfarero se retira en sus años tardíos.
Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan, ha llegado la hora deladiós.
Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejoofrece al alfarero joven su pieza mejor.
 Así manda la tradición,entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obramaestra al artista que se inicia.

Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla yadmirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedacitos,recoge los pedacitos y los incorpora a su arcilla.
¿Un refugio? ¿Una barriga? ¿Un abrigo para esconderte cuando te ahoga lalluvia, o te parte el frío, o te voltea el viento? ¿Tenemos un espléndido pasado por delante?.
Para los navegantes con ganas de viento, la memoria es un puerto de partida. “





 "Me cae muy mal cuando me llaman intelectual, porque es como si me redujeran a una cabeza que rueda por los caminos...yo desconfío mucho de la gente que es capaz de pensar, pero no...de pensar sintiendo....prefiero ser como esa palabra robada a un pescador colombiano..."Un sentipensante"(EG) .....


Y eso es "Galeano", además es nuestra voz,
es aquello difícil de explicar que él hace fácil de comprender, sencillo, claro, preciso ,justo .
Es la palabra que todos entendemos pero no siempre tenemos cerca, es mucho más que un escritor ,él es un pedacito de cada uno de nosotros . ....

Eduardo Galeano.....El inmenso ,nacido para gloria de la humanidad un 3 de Septiembre de 1940 ,en Montevideo,Uruguay...Feliz Cumple,Maestro!!!!


3/09/2013....Día en que el gran Eduardo Galeano,cumple 73 años!!!

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)