" La dignidad del felpudo" (Eduardo de La Serna)

Es importantísimo tener un buen felpudo en la entrada de la casa, así toda la tierra de la calle no entra, no se ensucia y podemos tener limpias todas las habitaciones. Claro que no basta con el felpudo, también hace falta que los que van a entrar se limpien bien las suelas, para que todo quede en el felpudo.

Por Eduardo de la Serna

Debo confesar que me sorprendió la sentencia de la Corte Suprema sobre la constitucionalidad de la ley de Servicios de comunicación Audiovisual. No esperaba que la Corte la reconociera en su totalidad. No dudaba de la capacidad técnica y la jerarquía de los miembros (salvo alguno que a lo mejor los años lo han deteriorado y no se enteró que debía haberse excusado por parentesco político). Y la sentencia (o acordada) me llenó de una alegría semejante a la que me dio la recuperación de YPF. No me pareció oportuno decir algo en aquello de lo que mi opinión es conocida entre mis amigos. Pero ya que dije públicamente que no esperaba justicia, debo celebrar mi equivocación.
Pero no me resulta así de grato, y me resulta –en cambio- patético el coro de felpudos que esperan que Magnetto se limpie en ellos su barro y hasta la caca de perro si fuera el caso.

Massa ya salió a pasear impunemente su mediocridad diciendo “ni sí, ni no, sino todo lo contrario”,
Macri –quizás asesorado en esto por Del Sel, en algo propio de Midachi, pidiendo la renuncia de Sabatella y diciéndole a Magnetto que si es electo (es decir, “si Magnetto me ayuda a ser presidente”) “cambiaré la ley de Medios” (palabra falaz, porque no es “de Medios” sino de “medios audiovisuales”, los gráficos no entran en este debate; pero pedirle sensatez a Mauri es como pedirle a un cuadrado que sea redondo).

 Carrió pontificando desde su soberbia y devolviendo favores que le permitieron pasar de la insignificancia a la diputación, TN mediante (¿qué pasó con esa que decía que sabía que TN la boicotea y le negaba la entrada, y nunca la invitaba?),
Solanas que no podía vivir sin Fibertel parece ahora que tampoco puede hacerlo sin visitar los estudios de TN y debe mostrarse agradecido porque un buen perro no muerde la mano que le da de comer.

En suma, todo el arco derecho del ambiente político oficiando de felpudo, o tratando de mostrarle al amo cual es el felpudo de mejor calidad. Porque ellos saben bien que para las elecciones pasadas el amo podía jugar a 3 o 4 bandas, y con eso les bastaba pero para el 2015 deberá hacerlo a una sola. Y la pelea es ver quien saca mejor la caca de perro. «Amo Héctor, límpiese usted en mí, le lameré las botas y se las dejaré limpias, limpias como cuando visitaba los cuarteles. Limpias como cuando Duhalde le concedió un dólar a medida. Limpias como cuando visitó a Menem en La Rioja indicándole los pasos que debía dar si quería tener un buen gobierno. Límpiese en mí, amito… ya va a ver que no va a conseguir por ahí felpudo mejor».


Fuente : Eduadro de la Serna
blogeduopp.blogspot.com

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)