Una tarde como hoy, le copamos la plaza a los dictadores!!!!


A la memoria de  Dalmiro Flores y de cada uno de los que se fueron luchando por un país más justo.

Se  estaba terminando, la última dictadura.
Y aquella fue la primera marcha de protesta en que llegamos  a copar la Plaza de Mayo desde 1976, la más fuerte  que se le hiciera  a la dictadura, dejábamos Malvinas  apenas  6 meses atrás  Y dejamos  decenas de heridos  y lo más lamentable, aquello que no se puede olvidar … también  esa tarde,  le arrancaban la vida ,a un compañero salteño .


Las noticias citaban “refriegas”, los que estábamos presentes, sabemos  que  la plaza se iba calentando y no era  un tema climático…. Finalmente  con la  la CGT  a la cabeza, pudimos acercarnos  al vallado  principal, lo que vino luego,  lo sabemos…. 

Por esta hora en ese 1982,, sobre la esquina del Cabildo donde se juntan Bolívar, Diagonal Sur e Hipólito Yrigoyen, apareció un Ford Falcon verde, chapa C-850.276 con cuatro policías de civil.  Uno de ellos, bajó ante el tumulto de la gente reunida y se dirigió hacia donde estaba Dalmiro gritándole: “¡Pará hijo de puta o te mato.Dalmiro no  se paró  y   luego de dispararle a quemarropa a dos metros de distancia , se dieron a la fuga. Dalmiro  era su nombre Flores su apellido y en el  hospital Argerich, (donde fue trasladado herido) moría  poco tiempo después.
Uno de los últimos crímenes impunes de la dictadura militar en retirada. Una de las razones para explicar lo inexplicable,   nunca se supo quién mató a Dalmiro. (En la Planta Decker trabajaba sin protector auditivo, y padecía una lesión  grave en los oídos y estando en la Plaza  , de espaldas a los policías que venían a realizar su  cacería ) es muy probable que no haya escuchado la voz de alto ni muchos otros sonidos.( Su padre  luego confirmaría que Dalmiro era sordo) .
El cuerpo fue entregado a sus familiares desnudo, sin sus pertenencias y dinero ,En su provincia natal (Salta) ,las autoridades cívico-militares no permitieron a sus deudos que lo velaran.Miedo a la pueblada?


Esa tarde vi a mi hermana junto  Raúl Rabanaque Caballero, (salvar a un policía ajeno a los que daban palos...de ser linchado ) esa tarde supe que se siente cuando se pierde el miedo y el riesgo que implica suponer que solos nos podemos enfrentar a la montada ( gracias Má por el cachetazo que me devolvió  a  la realidad o me salvo de padecerla …Gracias a quien rescato a mi hermana cuando el sonriente sobrador  de azul  y su caballo la arrinconaron contra la fuente .

Gracias al entonces dueño del bar "Boston " de Corrientes y Río Bamba (nuestro segundo lugar de encuentros, a metros del Comitè Central del PI, ) 
que levanto las persianas para que todos nos pudieramos refugiar enel lugar, apagando todas las lueces  para que los patrulleros que nos estaban buscando, no pudieran encontrarnos !!!!
 Se  estaba terminando, la última dictadura  una tarde como la de hoy 16 de Diciembre , ellos hicieron lo de siempre, tirar , pegar, lastimar, matar …..Una tarde como la de hoy, nos seguían pegando bajo!!!   .
–cm-


Dalmiro:

Séptimo hijo de Asencio Flores y Dominga Mamani, nacido en Camposanto, a 60 km. de la ciudad de Salta, el 1° de diciembre de 1954. Luego de trabajar en la finca alquilada por sus padres y concluida su escuela primaria, se emplea en Salta como albañil y electricista. Luego al escasear el trabajo se viene para Buenos Aires con su sencillez y su guitarra a cuestas. Aquí consigue trabajo como obrero metalúrgico en Decker S.A. primero y luego en la planta industrial de Marshall, un par de meses antes de su absurda muerte. Así que por su actividad, estaba afiliado a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Y tres días antes de su muerte también se afilió al Peronismo.

Se estaba terminando la dictadura.

Se hablaba de una concurrencia cercana a las 100 mil personas.
 Convocados  por la "Multipartidaria"  (compuesta por el Partido Intransigente, el justicialismo, la democracia cristiana, el radicalismo y el desarrollismo). Sus presidentes eran los cinco dirigentes representando a  cada partido .En la cabecera de la marcha  arrancaron la "Marcha de la Civilidad".
Esa misma tarde antes del cierre con la marcha en la  plaza, desde el hotel Castelar, se había reclamado la vuelta de la democracia, con traspaso del poder a un civil el 12 de octubre de 1983. Mediante la redacción de un largo documento al que llamaron  “Antes que sea tarde”. En el ángulo de Balcarce con Yrigoyen, un policía recriminó áspero a un muchacho, y lo empujó. Atronó una silbatina, le llovieron insultos. En ese segundo, cerca de las ocho, explotó la primera granada de gas. Caos, desbande.
Pero un grupo grande aguantó, y contragolpeó con palos, monedas, pilas y piedras. Tres jóvenes se adueñaron de una valla y repiquetearon con ella varias veces contra una puerta cerrada de madera, casi sobre Yrigoyen: no pudieron derribarla. Fue una imagen que inmortalizó la fecha.
Empezaron a estallar los ventanales del edificio rosado y caían trozos enormes de vidrios. Los policías se refugiaron en el largo hall de entrada. Entraron a uno, desmayado. Veinte más llegaron corriendo. Hasta que cayó redondo al piso un agente, que fisgoneaba detrás de una puerta. Fue por una pedrada certera. Afuera, se encendieron fogatas para diluir la nube de gas. En la esquina del Ministerio de Economía ardió una moto de la Federal.
La Policía se recompuso y avanzó con fiereza hasta cerca del Congreso: hubo montada, por ejemplo, en Corrientes y Montevideo. Detuvieron a 120 personas. En el camino quedaron dañados quioscos, focos de luz, carteles y vidrieras. También quedó trunca la vida de Dalmiro.


LA MULTIPARTIDARIA

En junio de 1981 durante la presidencia de facto del teniente general (RE) Roberto Eduardo Viola, nació la Multipartidaria. Estaba integrada por la Unión Cívica Radical, cuyo presidente era Carlos Contín, el Partido Demócrata Cristiano, presidido por Francisco Cerro, el Partido Intransigente, encabezado por Oscar Alende, el Movimiento de Integración y Desarrollo, liderado por Arturo Frondizi y el Partido Justicialista presidido por Deolindo Bittel.

En tanto que las agrupaciones políticas adheridas a sus objetivos fueron: el Partido Socialista Unificado, la Confederación Socialista Argentina, el Frente de Izquierda Popular, la Línea Popular (sección Domingorena), el Partido Socialista Popular (sección Estévez Boero) y el Frente de Izquierda Popular (Corriente Nacional).

La Multipartidaria estableció contactos con otros sectores de la vida nacional, tales como la Confederación General del Trabajo y las Comisiones de Pastoral Social y de Justicia y Paz, del Episcopado Argentino.

En el comunicado de prensa del 14 de junio de 1981 sostuvo: “La convocatoria nacional, si bien tiene origen en los partidos políticos, es una gestión que se despliega en toda la comunidad argentina por encima de las diferencias partidarias, religiosas, económicas, sociales y culturales…

No obstante su universalidad, la convocatoria no es incondicional, no es neutral, no es indefinida. Es un pronunciamiento de la democracia, para la democracia.

Se trata de un aporte magistral, desprovisto de toda mezquindad. Nadie deberá ser el primero ni nadie quedar último. Sólo habrá dos protagonistas, así como sólo hay dos destinatarios: el ciudadano argentino y la Nación. De esta manera damos por iniciada la etapa de transición hacia la democracia, objetivo que constituye nuestra decisión intransferible e irrevocable.

 La Marcha de la Civilidad(
Irma Cortez)
como también se la llamó, contó con la adhesión del comunismo, del socialismo y de las dos centrales obreras: CGT Brasil y CGT Azopardo.

La manifestación paralizó todo el radio céntrico de la Capital Federal. Los dirigentes de la Multipartidaria y de otras fuerzas políticas y gremiales adherentes, se reunieron a partir de las 17 en el hotel Castelar, a escasos 100 metros del lugar de partida de la marcha.

Allí se congregaron Delindo Bittel, Antonio Cafiero, Herminio Iglesias, Torcuato Fino, Eloy Camus, Julio Romero, Bernardo Montenegro y Vicente Saadi del Partido Justicialista. Por la UCR estuvieron presentes Carlos Contín, Antonio Tróccoli, Juan Carlos Pugliese, Fernando de la Rúa, Luis León y Rodolfo García Leyenda. Por el Partido Intransigente se congregaron Oscar Alende, Miguel Monserrat, Marcelo Arabolaza, Juan Villalba, Claudio Saloj y Juan Carlos Manes.

También se encontraban los demócratas cristianos Francisco Cerro, José Antonio Allende, Horacio Sueldo, Hugo Conza, Carlos Auyero, Martín Dip y Angel Bruno. Por el desarrollismo participaron el ex - presidente de la Nación Arturo Frondizi, Rogelio Frigerio, Carlos Zaffore, Antonio Salonia, Francisco Aguirre y Américo García.

Los políticos abandonaron a las 18:10 el hotel Castelar. La Avenida de Mayo estaba cubierta por una multitud estimada en 100 mil personas. Los dirigentes políticos llegaron, tras casi 40 minutos de marcha, a la Pirámide de Mayo donde entonaron dos veces el Himno Nacional y depositaron una ofrenda floral.

Oscar Alende sostuvo que “la movilización del pueblo es el único camino válido para derrotar a las dictaduras”. Todos los dirigentes políticos de la Multipartidaria coincidieron en manifestar que la multitud que respondió a la convocatoria superó con creces las estimaciones previas.
Tras la marcha, la Multipartidaria dio a conocer una declaración, en la que formulaba los siguientes reclamos.

+ “El gobierno militar debe fijar en forma clara y precisa, el calendario para la normalización definitiva del país, que determine la transferencia del poder a las autoridades que resulten electas no más allá del 12 de octubre de 1983.

+ Dar solución justa y verdadera al problema de los desaparecidos.

+ Esclarecer las responsabilidades por la Guerra de las Malvinas.

+ Liberar a la totalidad de los detenidos sin proceso.

+ Levantar el estado de sitio.

+ Derogar las actas institucionales.

+ Desmantelar el aparato represivo.

+ Regularizar las conducciones de los gremios y de las obras sociales.

+ Efectivizar la prescindencia de los funcionarios públicos.

+ Suprimir la censura ideológica y las llamadas “listas negras”.

+ El régimen debe abstenerse de proyectar su continuismo en áreas de vital importancia como los medios de comunicación social y las cátedras universitarias.
+ Debe producirse una rápida y profunda rectificación de la política económica y social, basada en la recomposición urgente del salario real, el pleno empleo y la reactivación del aparato productivo.

No se engañe el régimen militar: el poder viene del pueblo y ese pueblo le exige hoy, clamorosamente, la normalización inmediata de las instituciones y solución a sus más acuciantes problemas para que se instale el clima de paz que permita iniciar la reconstrucción nacional y la reconciliación de los argentinos.”
urgente modificación de la política socioeconómica.

En el accionar de la Multipartidaria, se destaca el llamamiento del 20 de enero de 1982, titulado: La paz tiene precio: es la Constitución Nacional.

Marcha del pueblo por la democracia

El jueves 16 de diciembre de 1982, más de 100 mil personas participaron en Buenos Aires, en la Marcha del Pueblo por la Democracia y la Reconstrucción Nacional, convocada por la Multipartidaria. Se desplazó desde el Palacio del Congreso hasta la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada. Constituyó la mayor manifestación cívica de oposición al gobierno militar, en reclamo por la plena vigencia de la Constitución Nacional y la

MARCHA DE LA CIVILIDAD

La Marcha de la Civilidad, como también se la llamó, contó con la adhesión del comunismo, del socialismo y de las dos centrales obreras: CGT Brasil y CGT Azopardo.

La manifestación paralizó todo el radio céntrico de la Capital Federal. Los dirigentes de la Multipartidaria y de otras fuerzas políticas y gremiales adherentes, se reunieron a partir de las 17 en el hotel Castelar, a escasos 100 metros del lugar de partida de la marcha.

Allí se congregaron Delindo Bittel, Antonio Cafiero, Herminio Iglesias, Torcuato Fino, Eloy Camus, Julio Romero, Bernardo Montenegro y Vicente Saadi del Partido Justicialista. Por la UCR estuvieron presentes Carlos Contín, Antonio Tróccoli, Juan Carlos Pugliese, Fernando de la Rúa, Luis León y Rodolfo García Leyenda. Por el Partido Intransigente se congregaron Oscar Alende, Miguel Monserrat, Marcelo Arabolaza, Juan Villalba, Claudio Saloj y Juan Carlos Manes.

También se encontraban los demócratas cristianos Francisco Cerro, José Antonio Allende, Horacio Sueldo, Hugo Conza, Carlos Auyero, Martín Dip y Angel Bruno. Por el desarrollismo participaron el ex - presidente de la Nación Arturo Frondizi, Rogelio Frigerio, Carlos Zaffore, Antonio Salonia, Francisco Aguirre y Américo García.

Los políticos abandonaron a las 18:10 el hotel Castelar. La Avenida de Mayo estaba cubierta por una multitud estimada en 100 mil personas. Los dirigentes políticos llegaron, tras casi 40 minutos de marcha, a la Pirámide de Mayo donde entonaron dos veces el Himno Nacional y depositaron una ofrenda floral.

Oscar Alende sostuvo que “la movilización del pueblo es el único camino válido para derrotar a las dictaduras”. Todos los dirigentes políticos de la Multipartidaria coincidieron en manifestar que la multitud que respondió a la convocatoria superó con creces las estimaciones previas.

En tanto que el presidente de facto, general Reynaldo Bignone, asumió la plena responsabilidad por la acción policial desplegada durante los disturbios ocurridos en Plaza de Mayo y advirtió que “el gobierno está resuelto y firmemente dispuesto a impedir el asalto al poder.”  

Pese al desastre político, Bignone no renunció: le entregaría el bastón, la banda y la Casa Rosada a Raúl Alfonsín recién 359 días después.





1 comentario :

  1. 16 de Diciembre, otra fecha para recordar cuanto nos pasó y sobre todo, celebrar 30 años de democracia. Más memoria y menos saqueos !!!!! por Dalmiro y por cada luchador !!!!!

    ResponderEliminar

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)