Canallada, Carlos Saúl Massa y qué dijo la gente con su voto (Eduardo de la Serna) -Movimiento de sacerdotes en opción por los pobres

El Padre Eduardo de la Serna, Coordinador del Movimiento de sacerdotes en opción por los pobres analizó en -Atando Cabos-, Radio Cooperativa ,  los “nuevos” cuadros políticos en la Argentina.

El odio  y la falta de respeto de algunos medios en el tratamiento  del tema de la salud de la presidenta.

Los candidatos que se ponen en oferta  de los jefes de siempre .

y  su negación a  votar al Massimo.
"Yo no podría votar a Massa , que me digan que es la renovación Barrionuevo, Duhalde y Rico me resulta casi una ironía"





Canallada
 La palabra "canallada" no es una palabra muy usada en el lenguaje cotidiano. Aunque la Real Academia diga que pertenece al lenguaje "coloquial" será a los coloquios espa oles que se refiere, porque no se escucha que sea usada por el común de la gente.

Las palabras que se escuchan son otras para decir lo mismo. Pero es un término que se entiende. Se sabe qué es un "canalla" y qué cosa es una "canallada". Canallada fue leer "viva el cáncer" pintado en el hospital donde Evita agonizaba.

Una canallada fue palpar la decepción de varios cuando Cristina no tenía el cáncer que le deseaban. Y ante el actual deterioro de la salud de Cristina víctima de un hematoma subdural la canallada devino en orgía. Orgía en los comentarios escritos en las noticias de los diarios, en los mensajes de texto o mails en cadena. Pero, en general, esos enfermos de odio quedan protegidos por el anonimato que impide sea responder o simplemente bloquearlos. La cosa se agrava cuando esa canallada tiene nombres propios de personas públicas, sea Mauricio Macri, Julio Bárbaro, Chiche Duhalde, Jorge Lanata, Jorge Giacobbe, Felipe Solá, Beatriz Sarlo, Joaquín Morales Solá, Mariano Grondona y tantos otros participes, cómplices de la canallada desde las usinas del grupo Clarín, que seguirá gozando de su impunidad y omnipotencia gracias a la cobardía inminente de jueces que no se atreverán a fallar la constitucionalidad de la ley de Medios.

Canallada es decir que Cristina fingió, o que saca rédito político de su enfermedad (como si ellos no sacaran rédito de cada muerte por Gripe A, accidentes de trenes, inundaciones y sadismos varios), que lo hizo a propósito para disimular la derrota electoral. Canallada es no poder disimular su alegría ante la debilidad de la presidenta, a lo que suman la actitud destituyente ante el vicepresidente electo hablando con liviandad, sin fundamento y aparentando desconocer (o en algún caso simplemente desconociendo) la Constitución Nacional y sus mecanismos en estas circunstancias. Canallada es cada vez más todo lo que hacen desde las usinas generadoras de malestar, de lavado de cabezas, con el único objetivo de no perder poder, y -si es posible- acrecentarlo. Y cuando veo, escucho y leo toda esa canallada, esa jauría de canallas, me pregunto.

¿No era -según esos mismos personajes- Cristina la que fomentaba la crispación, la división (o grieta) y el odio?. Debo estar leyendo mal, porque mi sensación es toda la contraria.
Debo ser más cristinista de lo que creía, porque me parecen ellos los que la provocan y creo que quizás debamos celebrar que Cristina sea más "cabeza dura" que lo que ellos desean, y los golpes que le tiran "minuto a minuto" solamente le provoquen un hematoma y nos permitan desear que pronto la tengamos otra vez trabajando por un país para todos y todas y no exclusivo para sus mandantes.

Un país que sea casa de todos y todas y no un country para un grupito soberano e infame O canalla.

¿Qué dijo la "gente" con su voto ?

 A  fuerza de sinceridad, debo decir que no sé qué dijo o quiso decir el  pueblo al votar como votó en las elecciones de hoy. Y creo que para  saberlo con un poco de ecuanimidad hace falta tiempo  (bastante), escucha, signos…

Pretender tener una respuesta en base a  unos números creo que es no saber escuchar. Y lo que el pueblo dice es  una voz, no una palabra. El pueblo habla. Y los resultados de las  elecciones son una palabra de esa “vox populi”. Mal harían todos los  dirigentes de uno u otro partido si no supieran escuchar esa voz. Y mal  harían en deformarla o distorsionarla.
Muy distinto es lo que los  hasta ayer candidatos dicen a partir de lo que ellos entienden que la  voz del pueblo les dijo. Y también es un tema importante.
En lo  personal, rechazo la palabra “gente” (y en el título la usé  irónicamente), creo que es palabra típica de Maurizio Macri y de Carlos  Saúl Massa. Otros creemos que hay un “pueblo”, y pueblo es proyecto,  historia, memoria, sueños.
Espero en los próximos meses poder  entender qué dijo el pueblo, pero ya tengo algunas intuiciones.  Intuiciones que el futuro permitirá confirmar o descartar, por cierto. 


 La primera es que en las elecciones –al menos en las legislativas- el  pueblo parece guiarse por criterios afectivos, y por supuesto que eso  debe escucharse. De otro modo no sé entienden los votos a Del Sel, Mac  Allister, Baldassi, Bussi, Barrionuevo. La sociología sabe que la TV  constituye una suerte de familiar en la casa, y –entonces- votar a tal o  cual persona conocida es votar a alguien conocido, un familiar. Por más  que nada lo haría razonable.

Es lo mismo que se ve en la presentación  de caras “cancheras”, amables, cercanas que con tiempo prudencial los  MCS nos presentaron como amables y con aspecto de buenos tipos.
También  creo que casi cualquier lectura es válida, y da la sensación (según  quien la lea) que todos ganaron. Y si esa poli-lectura es posible es  porque, en cierto modo, todos ganaron un poco. Fue notable –además- en  varios de los ganadores que ya empezaron la campaña 2015. Y me parece  una falta de respeto al pueblo, que espera que gobiernen. 

Massa ya  invitó a muchos a la traición, algo a lo que está habituado. Macri ya  nos explicó que no cree en la democracia y él decidió cómo serán las  listas del PRO en el 2015 y se “ofreció para liderar” la oposición. El  diestrosocialista  Binner explicó las maravillas que se viven en Santa Fe  y que promete para el país entero cuando gane (¿con Capriles de  compañero de fórmula?). Cobos mostró impunemente su cara de nada  mientras mojaba el pan en el plato de sus compañeros. Parece que algunos  no están dispuestos a pensar qué dijo el pueblo, o que ya lo tienen tan  claro que arrancaron la máquina.

El “éxito” de la izquierda merece  otro comentario.  Dejo de lado Salta Capital que algo (o alguien) debe  haber hecho las cosas de manera que no llego a vislumbrar, pero el  triunfo de la izquierda (¿4 diputados? Lamentablemente pronto serán 7  monobloques) me da la sensación que revela cierto desencanto que es  interesante escuchar. 


En fin, creo que el pueblo dijo algo y creo  que debemos escucharlo (y no de un modo numérico, por supuesto… es  decir, no creo que sea lineal: tipo “la gente está con fulano porque lo  votó”, creo que la clave está en saber por qué el pueblo votó lo que  votó). Me resisto a creer que elija suicidarse eligiendo a una persona  de escasas luces (y mucho apoyo mediático) [y esto vale para más de uno;  pienso por lo menos en tres]. Mientras tanto, Carlos Saúl Massa gozará  de las mieles del poder mediático, pero habrá que ver si mañana el  contador Héctor no cuenta porotos por otro lado y lo deja en banda  regando las palmeras de Tigre y soportando el mal olor de un municipio  sin cloacas.

Eduardo Aliverti antes y después del voto " ¿Quién enrareció?" y " La final recién empieza"

Audio y texto  del ditorial de Marca de Radio  del 26 de Octubre  y  la columna de opinion en Pagina 12-con el resultado de las elecciones del 27 de Octubre.
"Cuando lo expresado el día anterior, aplica perfectamente para  el día después".





Lo que se conoce como “los medios” -que vienen a ser los medios enfrentados al Gobierno- hablan de un “clima enrarecido” rodeando a las elecciones. Puede aceptarse que es así pero, con limpieza analítica, cabe preguntarse quiénes son los que enrarecen. La veda (nos) impone algunas fronteras difíciles de sortear, más por razones de ética que debido a aspectos legales porque, formalmente, los periodistas no estamos alcanzados por las restricciones.

De hecho, hay en los diarios de esta jornada y –sobre todo- las habrá en los de mañana, como siempre, ampulosas columnas y hasta editoriales que bajan línea a lo pavote. Con suerte se privarán de difundir encuestas, pero ni siquiera eso es descartable.
El clima al que aluden se relaciona con situaciones de violencia. Las que esparcen “los medios” son, o serían, de carácter asimilable a la práctica política propiamente dicha. Pero existen otras, digamos que de violencia retórica aunque mucho más sutiles para alguna gente desprevenida; o bien, ideológicamente necesitada de títulos y entonaciones que les reafirmen sus juicios y prejuicios  .
Así pues, vamos con algunos disparadores, entremezclados, que abarcan ambos aspectos. Son unos pocos no porque no haya más, sino por aquello del acatamiento moralista a las limitaciones de la veda.
Fue atacado a balazos el domicilio rosarino del gobernador de Santa Fe, en un hecho que nadie -empezando por las propias autoridades gubernamentales de la provincia- dejó de señalar como atribuible al narco crimen. Sin embargo, mientras eso sucedía y sucede, la prensa o propaganda de alcance nacional se ensimismó con un altercado de tránsito de un legislador porteño. ¿Quién enrareció?

Se anunció la estatización total, operativa, del ramal ferroviario del Sarmiento. Frente a la adhesión que suscitó la medida, “los medios” la ningunearon o relativizaron. Veinticuatro horas después, el título fue que el Estado se hará cargo “recién dentro de un mes”. Se copeteó que el anuncio había sido “a las puertas de la elección y luego de tres graves choques”, y que “la demora es porque hay que hacer un inventario de gestión”. Esto último es de una elementalidad que de tan ostentosa ni merece consideraciones, pero fue usado para denostar. ¿Quién enrareció?

A Milagro Sala le tiraron a matar, en Jujuy, el lunes a la tarde, según las probanzas aportadas por el mismísimo fiscal. Pero el manejo semántico fue que su agrupación es “ultrakirchnerista” y el informativo consistió, de cabeza, en que la Tupac es sospechosa de haber sufrido un ajuste de cuentas por parte de ex militantes propios. Más se trató de proteger mediáticamente al senador radical Gerardo Morales que de remitirse, aunque sea, al destaque y la condena del hecho. ¿Quién enrarece?
Se sortearon unos 160 mil créditos del Pro.Cre.Ar, el mayor programa oficial de viviendas familiares lanzado desde alguna etapa donde no llega la memoria (y tras fracasos estentóreos, como el del plan inquilinos a propietarios que terminó peor que los Cedin). ¿Cuál fue el título al otro día? Que “se precisa 50 por ciento más de sueldos para comprar un departamento chico”. ¿Quién enrareció?

Y para variar, la cotización del dólar “blue” cruzó la barrera de los diez pesos justo en la semana de las elecciones. Desde ya, la demanda energética; las importaciones de algunos sectores como el automotriz; la demanda turística para viajar al exterior (unos 25 millones de dólares diarios, por mucho que parezca tan mentira como quienes se quejan de que no pueden salir del país), y el pago de compromisos externos que la derecha tanto reclama para estar “integrados al mundo”, son un cuello de botella considerable. Pero da la casualidad de que originan un dólar a más de diez a apenas horas de la votación. ¿Quién enrareció?.

La filósofa española Adela Cortina habla de los dogmas sociales; y entre ellos describe aquel que consiste en “creer en la verdad de una afirmación, o en la fuerza obligatoria de un mandato, únicamente cuando los formula alguna persona o medio de comunicación que tiene para el receptor un incuestionable prestigio social. Y desde esta perspectiva hay que reconocer que vivimos una época de puro dogmatismo tenebroso, porque nadie se fija en lo que se dice sino en quién lo dice”. 
Cortina fue citada en una muy apreciable columna del colega Washington Uranga, bajo el título de “Guerra de guerrillas discursiva”, que Página/12 publicó el martes pasado. 
A página 76 de un libro de esta académica ( “Los ciudadanos como protagonistas”, editado en Barcelona en 1999), se lee este sencillo párrafo: “Ponga la verdad más evidente y más trascendental, para el bien de la humanidad en su conjunto, en boca de un desconocido; y no logrará que prácticamente nadie le reconozca ni que es verdad ni que es importante. Ponga  por el contrario la mismísima afirmación, sin modificarla un ápice, en labios de un famoso; o exprésela a través del periódico oportuno. Y se convertirá de golpe en la verdad del siglo, tanto por su esplendor como por su trascendencia”. 
Quien firma tiene la impresión de que algo bien por el estilo sucedió, meramente como muestra al pasar pero -tal vez- ejemplo no menor, con el notable agrandamiento promovido respecto de las declaraciones televisivas de un actor, que hoy brilla en rol dramático tanto como supo hacerlo en memorables interpretaciones paródicas. 
Con todo el respeto y hasta admiración profesional que se merezca Alfredo Casero: seriamente, ¿da para entronizarlo como una suerte de referente intelectual? Atención: el interrogante asoma válido cualquiera sea el posicionamiento político de una figura pública. No se trata, ni lejanamente, de descartar per se opinión alguna. Pero sí de la entidad que puede conferírsele, a partir de (sonará antipático) ciertos “pergaminos” básicos, en cuanto a trayectoria, compromiso, coherencia, solidez de fundamentos. ¿Cómo no deducir que el -llamémosle- “montaje Casero” sirvió al efecto de una construcción simbólica, urdida desde las fuentes mediáticas opositoras debido a la carencia casi absoluta de artistas, científicos, intelectuales, capaces de sumarse a su prédica? Y si esa deducción no es evitable, ¿acaso puede eludirse pensar, a través de casos como éstos y de los antes mencionados, en quiénes son los que “enrarecieron” el clima previo a mañana?
La conclusión, que es reiterativa y que podría parecer entre rimbombante e irrespetuosa (se admite el riesgo, pero nos parece válido), refiere a una elección nacional frente a la cual sería oportuno preguntarse lo que sigue.

¿Cuántos votarán a partir de cómo les va realmente y de cuán contenidos se sienten en un proyecto, el que fuere? ¿Y cuántos a partir de cómo les dicen que les va?.


 La final recién empieza
  Por Eduardo Aliverti
 (28-10-2013)

Pasó lo que se esperaba, sin ninguna sorpresa distintiva en términos nacionales. La lectura afinada que pueda hacerse cuando se conozcan los números definitivos, distrito por distrito, cordón por cordón, no variará sustantivamente la semblanza general.

Una forma de medir el resultado de estas elecciones –que fue y será la preferida de la gran mayoría de medios y analistas, incluyendo a algunos o muchos que simpatizan con el kirchnerismo– se da a través de cotejarlas con las expectativas previas. Es válido, pero requiere anteponerle la pregunta de quiénes y por qué generaron tales proyecciones. 
Al tope, desde ya, está la diferencia a favor obtenida por el intendente de Tigre: si superaría o no el dígito de distancia sobre Insaurralde fue poco menos que una concentración monotemática de analistas, encuestólogos, candidatos mismos. Y de esa anchura en la ventaja, dijeron casi todos, se colegiría con cuánta potencia habría de emerger Massa hacia 2015 (con la candidatura presidencial como medida, señalaron también, sin siquiera pasar por la alternativa de una postulación a gobernador).

 Los guarismos de ayer confirmaron una elección brillante del Frente Renovador, pero, aun cuando hubieran sido algo menos favorables, igualmente Massa había establecido en las PASO una base electoral muy considerable, en tiempo record, que no necesitaba de ratificación aplastante para asentar su potencialidad. Dicho de otro modo, el alcalde tigrense y el esquema de alianzas que lo acompaña ya tenían asegurado un panorama optimista, apriorístico, para pegar el salto hacia dentro de dos años. Pero la clave, subrayada por el resultado en territorio bonaerense, continúa siendo justamente cómo seguir. 
El mérito de la parcela massista es a la vez su problema, porque la urgencia con que esta opción fue montada desde los grupos de derecha mediáticos le fijó un piso muy alto. Candidato a presidente o nada (asoma maximalista, pero no está muy lejos de su verificación); lanzarse ya mismo; ganar sin dejar dudas; recoger prontamente cuanto herido y “borocoteado” vaya dejando el kirchnerismo. Y de yapa, sostener un discurso insustancial, amorfo, capaz de sumar voluntades o percepciones enemistadas con el Gobierno pero no tanto como para provocar un sincericidio derechoso.
Debe reconocerse a un Massa cumplidor –con largueza– de esas actitudes que le fueron requeridas, sin por eso poner en cuestión las que puedan ser sus firmes convicciones personales. Pero la batalla esencial comienza recién ahora, y para constatar eso no hacía falta esperar el resultado de este domingo. Sus uñas de guitarrero estaban claras desde las PASO, cabe insistir. Tocar con afinación una pieza completa es otra cosa. 
Le espera la obviedad nada fácil de cómo moverá el kirchnerismo (Cristina, en rigor). Le espera el rol a jugar por Daniel Scioli, cuya imagen y retórica le disputarían franjas sociales altamente susceptibles de ser entre similares e iguales a las suyas. Le espera desarrollar una actuación destacada en el barro parlamentario. Le espera demostrar que tiene capacidad de construcción propositiva, al margen de los atributos que ya expuso para rejuntar electoralmente en comicios de medio término. Y le aguarda, quizá sobre todo, la esperanza de que la economía atraviese en el mediano plazo unos varios terremotos, suficientemente graves como para que de hoy a dos años sea masiva, contundente, la percepción o convicción de cambiar de jefatura ideológica nacional.


Es complicado decir algo no ya distinto sino, siquiera, diferente, respecto de los desafíos a afrontar por otras figuras y fuerzas que ayer revalidaron pergaminos comiciales. Lo que se denomina macrismo, gracias a esa manía de colgarle “ismo” a toda corriente política o moda social emergente, conservó sus tantos pero mucho más en cabeza de las aspiraciones distritales de Gabriela Michetti que de las ensoñaciones de Mauricio Macri. Pese a su agrandado discurso de anoche, el intendente porteño no tiene ni trabajo ni logros que lo proyecten sólidamente por fuera de los límites citadinos y en ese sentido, por más preso que se lleven al seguro, queda atrás en la carrera contra Massa, a la derecha de la pantalla. 

Carrió volvió a concursar con un éxito apreciable (y ensanchado, vaya, si se lo carea con el papelón ocurrido hace apenas dos años, aunque medir presidenciales contra legislativas sea tan lícito como ilegítimo). Está claro, sin embargo y como lo revelan las encuestas hechas entre sus propios votantes, que es paupérrimo el electorado tendiente a confiar en ella para cargos o postulaciones ejecutivos. Las cifras conseguidas por Unen también son atractivas, bien que les cabe el concepto anterior si quieren vérselas con otra dimensión geográfica. 
Y si se sobrepasan las fronteras de la gran vidriera operativa y mediática, el oficialismo cordobés volvió a vencer con soltura, pero ya se probó de sobra: al menos con José Manuel de la Sota como protagonista excluyente, no sólo el “cordobesismo” no mueve el amperímetro nacional, sino que el ex gobernador tampoco lo hace entre sus pares del peronismo disidente. 

Quienes sí vuelven a despuntar en los papeles son Hermes Bi-nner y Julio Cobos, que obtuvieron previsibles, amplias e incuestionables victorias. Lo del santafesino, si se quiere, es más loable todavía, porque la administración gubernamental de su partido afronta duras controversias, a raíz de un escenario de narcocrimen –y eventuales complicidades o impericias oficiales– que los medios opositores nacionales relativizaron prolijamente. 
Lo de Cobos, de todas maneras, no deja de ser impactante en una provincia que, si bien integra el lote más avanzado de un conservadurismo ancestral (tal vez por eso, precisamente), registró una elección notable del trotskismo, o del candidato de esa lista, o de la necesidad de protestar en modo electoral reforzado, salvo pensar que en Mendoza, o en Salta, brotan comunistas de abajo de la tierra (esto último no implica ningunear el aplauso que se lleva el Frente de Izquierda por su excelente e inédita actuación en esos y otros distritos, y que deberá merecer análisis particularizado). 

Volviendo y nuevamente: Binner y Cobos –o, si se prefiere, el Frente Progresista Cívico y Social y la UCR, que por alguna razón no insondable, sí llamativa, son designados como de “centroizquierda”– deben hacer creíble su carácter de dirigentes con alcance mayor al provincianismo. Hasta que la realidad certifique lo contrario, son tributarios, respectivamente, de imagen de honestidad/gestión provincial aprobada y de (la 125, claro) una sobresaliencia actitudinal en coyuntura. De ahí a tener volumen de edificación política hay un recorrido enorme y, de hecho, Binner refrendó esa verdad de a puño al “desaparecer” de la escena nacional tras las presidenciales de 2011. En simultáneo con ese reto, más la carga de lo representado por la experiencia de la Alianza, deberán enfrentar la sensación o certeza colectiva de que este país no se puede gobernar sin el peronismo.

Mientras tanto, y como lo sintetizó Edgardo Mocca en la columna publicada ayer en este diario, es previsible una intervención reinaugural de Cristina que no tendría ningún síntoma de “transición”, sino que “(...) puede esperarse un relanzamiento que combine sentido de continuidad en el rumbo, con abordaje de problemas que lo obstaculizan. 
Será una reaparición fuertemente programática y estratégica con una brújula esencial: la defensa y construcción del poder”. Salvedades de salud presidencial aparte, lo cual es o sería un dato nada menor, así debiera ser. Simplemente, porque eso es lo que estipulará que no se trate de un “fin de ciclo”; porque la intervención de la jefa de Estado es decisiva cualesquiera sean las tácticas a tomar y porque –matemática, objetivamente, con las conquistas y la mochila de diez años de gestión– el kirchnerismo ratificó ayer que permanece como la “potencia” electoral más significativa de los argentinos. Alrededor de tercio a favor contra dos tercios opuestos, pero marcadamente dispersos, en una elección legislativa.

Con ese dictamen corroborado, ¿puede hablarse de un ciclo que llegó a su fin? El kirchnerismo tiene la palabra. Esto es: sigue teniéndola después de ayer. Y la oposición no debería perder de vista lo arduo que le resta para demostrar que su entusiasmo no son fuegos artificiales. Debería mirar al 2009. A su anomia al cabo de aquella derrota de los K. Por supuesto: no está Kirchner y Cristina no podrá actuar sino como gran electora. Pero aun con observancia de lo que carga y lo que le falta, el Gobierno sigue en condiciones de disputa y algunos de sus contendores ganaron un partido que no era la gran final ni nada que se le parezca. Si no fuera así, ya hubieran manifestado, unívocamente, a quién tienen para abroquelar en aras de cuál proyecto desinhibido. Les falta mucho para eso.

Fuente: Marca de Radio/Pagina 12

El tercer deseo ( homenaje a Néstor Kirchner) 27/10/2013


Es poco lo que puedo decir para describir el video solamente darte las gracias porque hiciste que volviera a creer en aquello que entendía terminado y con eso vino el resto que fue maravilloso, que es maravilloso en la continuidad de tu compañera de ruta en la vida y la política... duele cada 27 pero a la vez invita y reafirma el compromiso...
 Recién llego Flaquito y de tantos miles que entramos a votar juntos ( no alcanzaba el lugar ) pero pudimos ,este día es doblemente emocionante, por vos y por una nueva jornada de libertad ciudadana, van quedando lejos las botas, se va haciendo justicia y Argentina se ve cada día más hermosa y sos gran hacedor de eso , VAMOS A SEGUIR SOÑANDO!!!! HLVS!!!

El hombre que venía-Nicolas Casullo ( Horacio Fontova-Facundo Ramírez)
La Patria grande y ellos...
El tercer deseo . tema musical Miriam Quiñonez.

 

Gracias a la tv pública y a Ricardo Forster por la calidad en un material imprescindible, que facilito lo que se pretendía mostrar y gracias a Miriam Quiñones y esa dulzura especial en su voz con un tema de fondo más que bueno!!!!

fuentes del video : La letra Inesperada -La anomalía kirchneista - tv Pública( canal 7)
Canal Encuentro.
El tercer deseo- Miriam Quiñones

Eduardo Aliverti...¿Afuera o adentro? texto y audio, editorial 19-10-2013


¿Afuera o adentro?

Por :Eduardo Aliverti
El próximo fin de semana, los argentinos irán a unas elecciones legislativas de medio término que -según todas las encuestas y analistas- tienen el resultado cantado.Se trataría, simplemente, de saber cuánta diferencia a favor obtendrá Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires; si la banca senatorial por la minoría capitalina la obtendrá Daniel Filmus o Fernando Solanas, si el segundo lugar santafesino quedará en manos del Frente para la Victoria o del PRO y muy poco o casi nada más.
Todo el resto, siempre a estar por las proyecciones generalizadas, es meramente un trámite y se enmarca en lo que vendría a ser el comienzo del fin de ciclo kirchnerista. Dicho con lógica futbolera: es cierto que los partidos hay que jugarlos, que son once contra once y que nadie gana desde el vestuario, pero el pequeño detalle sería que juega el Barcelona contra Deportivo Riestra. Si la analogía pinta exagerada, también debería parecerlo la ¿liviandad o seguridad? con que los medios opositores se refieren al carácter prácticamente terminal de estos comicios. No sólo dan por descontado un amplio triunfo de las listas opuestas al oficialismo, sino que algunos de los candidatos de esas fuerzas se presentan y proponen como si se tratara de una votación para elegir presidente. Algunos de ellos, inclusive, hablan como si provinieran de un repollo intacto, sin pasado del que dar cuenta y siendo, en muchos casos, que sus antecedentes son muy claros a propósito de cómo actuaron en funciones ejecutivas o parlamentarias.Gozan de una coherente impunidad mediática. Tómense apenas tres ejemplos en ambos sentidos que, es cierto, no son menores. Elisa Carrió discursea exclusivamente sobre la erección de un potencia republicanista que, en esencia, sirva de control frente a lo que define como un gobierno de mafiosos; sin embargo, y según lo testimoniado por sus mismísimos compañeros de ruta desde que apareció en escena hacia finales de los `90 (tan entusiastas en un principio como desencantados al no mucho rato), su trayectoria está invicta en eso de destruir todo lo que construye: ella misma, Carrió, acaba de decir que se vota según las modas, con lo cual acepta lo insustancial de quienes vuelven a proveerle favor electoral y lo indesmentible de que su lucha es estrictamente individualista. Sergio Massa impulsa un proyecto para que los jubilados tengan un ingreso extra de 2500 pesos anuales (y en el reciente coloquio de IDEA mentó también una rebaja de la carga impositiva de las empresas): por supuesto,a nadie se le ocurre preguntarle con cuál afectación de intereses financiaría tan desprendido populismo ni, mucho menos, recordarle que supo oponerse a la reestatización del sistema previsional. Y Mauricio Macri está procesado, pero tampoco figura como tal.
Este curso y edificación mediáticos acerca de una victoria opositora entre considerable y aplastante, con el provechoso antecedente de las primarias y el desgaste natural de una gestión con más de diez años encima, sufrió un alerta a raíz de que Cristina entró a quirófano y no por una operación de amígdalas. Medios, dirigentes,candidatos, encuestólogos, se interrogaron acerca de si el hematoma cerebral podría traerle beneficios al kirchnerismo.
Como ya se referenció en este espacio la semana pasada, el susto no es curioso pero sí apreciable porque, en caso de que la salud presidencial pudiera ser un alterador de voluntades electorales, querría decir que la vaca no está tan atada como la oposición afirma o supone. Estaban por ahí cuando, gracias a esos milagros de la vida, apareció una filmación que exhibe a Juan Cabandié en actitud destemplada contra una agente de tránsito ya mostrada en producción hot.
Milagro mayor aún, sucedió a los pocos días de un cruce televisivo en el que, para sorpresa de los propios kirchneristas, Cabandié tuvo un desempeño destacado en la confrontación con Carrió. Si un hecho de naturaleza tan paupérrima se convierte en eje de señalamiento político, más allá del impacto natural y visceral que provoca una discusión en video a grito o amenaza pura, significa una de varias cosas o todas a la vez: ausencia de polémica política profunda; opereta de prensa obscena; necesidad opositora de recargar pilas con lo que fuere ante el temor de que el “efecto lástima” por Cristina haga de las suyas; enajenación por búsqueda de raiting. Se lleva el premio máximo un artículo publicado en el principal órgano de propaganda del intendente de Tigre. Se puntea allí, con un uso de potenciales ya maníaco, que la campaña habría quedado enredada en el bravuconismo de Cabandié al ser sometido a control de automotores. Se afirma que la cuestión se convirtió en casi excluyente, al menos en Capital y adyacencias.Y que se desdeñaron otras historias “muchísimo más graves”, como el ataque de 14 balazos contra el gobernador santafesino disparados –presumiblemente- por grupos narcos.
 El concepto, aunque suene obvio, amerita un aplauso debido a que fue efectivamente pornográfica la priorización del episodio Cabandié por sobre -entre otros tantos “descuidos” periodísticos- el ratificado escenario de narcocrimen que rodea a Rosario. Pero lo impresionante es que ese montaje de la
discusión callejera de un legislador porteño fue armado, justamente, por quienes se quejan de que el hecho sufrido o perpetrado por Cabandié es una pavada.

La argumentación es que eso refleja lo desorientado que está el Gobierno, en una muestra de cinismo superior. Sería un “no quisiéramos activar este tema, pero el kirchnerismo no nos deja opción”. En rigor, los K no tendrían que haber dado por el pito más de lo que pito vale. Fue un error engancharse con esa bravata de los medios antagónicos, pero eso no justifica que éstos se amparen en ser “víctimas” de la verdad a que están sometidos. Oigan: ya nos conocemos. Ya no es creíble jugar a la independencia periodística. Se diría que quienes puedan confiar a rajatabla en lo que dicen los medios, del signo ideológico que fueren, lo hacen porque sirven a sus intereses políticos afianzados o pasajeros. No porque crean que los medios no respondan a interésalguno, si es que tienen honestidad intelectual consigo.Lo concreto es que, precisamente, hechos como el de la agresión al primer mandatario santafesino –y antes que eso, su enfoque global- deberían disponer de un relevamiento institucional, y por ende comunicológico, mucho más profundo. El ministro de Defensa, Agustín Rossi; el candidato del FpV, Jorge Obeid; María Eugenia Bielsa, ex vicegobernadora y una de las referentes más prestigiosas de la política santafesina, alertaron sobre la acentuación del problema grave que vive Rosario. Expresaron su apoyo a la gobernación desde una postura que no asomó hipócrita sino decente, al plantear el asunto como una cuestión de Estado. El ministro de Gobierno santafesino,Rubén Galassi, admitió que puede haber miembros de las fuerzas de seguridad involucrados en el atentado.Aquellas posturas recatadas y solidarias, empero, recibieron una andanada de críticas por parte del oficialismo provincial, que las acusó de ventajeras. ¿He ahí el diálogo y el país no dividido entre Argen  y Tina?.

Es interesante reparar en un aspecto que viene pasando inadvertido. La economía está ausente de la campaña electoral. Como salvedad, apenas podrían citarse los logros que se atribuye el kirchnerismo –irrefutables, algunos de ellos- y unas pocas estocadas opositoras respecto de la inflación. Los temas económicos ni siquiera aparecieron en la mayoría de los enfrentamientos televisivos entre candidatos, que más bien deberían llamarse discusiones porque la palabra “debate” le queda grande a los tiempos y formatos de la tevé. Pero aun así, es llamativo.
Y sucede lo mismo en los spots de campaña, al margen de lo espantosos que son por su falta de creatividad. Denuncias de corrupción, seguridad, filmaciones ocultas, ocupan el lugar que raramente deja libre la economía cuando hay de por medio elecciones nacionales. ¿Sólo se trataría de que es una votación legislativa, y en consecuencia resulta lógico que aparezcan otros tópicos porque no se juegan destinos mayores? Si fuera así, no se entiende que los medios y postulantes opositores se planten con certeza de “fin de ciclo”; a menos que consideren a la marcha de la economía como un componente irrelevante para la sociedad. En tanto esa hipótesis es un disparate, puede pensarse que la oposición no activa en ese flanco porque lleva las de perder.
Pero, entonces, sigue la pregunta de si es así porque no tiene cómo atacar o porque el ataque que sinceraría sus propuestas sería fuertemente rechazado.

El kirchnerismo ofrece huecos que podrían propender a cuestionamientos importantes, estructurales, sin olvidar el infierno desde el que partió y sin perjuicio de reconocerle todo lo bueno que recuperó y promovió. Pero ahí están una economía de alta concentración oligopólica, la carencia de una reforma tributaria integral, el déficit en las políticas ferroviaria y energética, la ausencia de un debate a fondo sobre la compatibilización entre desarrollo y cuidado del medio ambiente.Oh sorpresa, las observaciones más fundadamente críticas sobre cuestiones como ésas provienen del propio kirchnerismo, como lo demuestra, entre otros, el último documento de Carta Abierta.
 El grueso opositor no produce una palabra en torno del modelaje económico, porque todas las que tiene son de una raigambre de derecha cuya admisión pública -aun con los ingredientes marcadamente conservadores de nuestro tejido social- sería indigerible. En ese sentido, correspondería acordar con Cristina en que solamente Macri blanquea su pensamiento auténtico (por supuesto que apartando sus condiciones intelectuales).

Como síntesis, quizá pueda arriesgarse que la próxima semana no se termina nada.
En todo caso, continuará oteándose la cantidad de argentinos convencidos o proclives a creer que lo que falta está dentro de lo que nos gobierna. Y los que sientan que está afuera, en las fórmulas que ya se probaron..

sábado 19 de octubre de 2013.
www.marcaderadio.


Rosario..de la droga, al potrero -solidaridad y clásicos en Comunidad Rebelde

 El arranque de  una buena movida rosarina...

 El Centro Comunitario “Comunidad Rebelde” fue fundado por la CUBA – MTR junto a los vecinos del barrio Villa Banana  (Rosario), luego de derribar un búnker de drogas que ponía en peligro la vida de sus habitantes. Hoy están poniendo en pie la primera casa construida enteramente con materiales reciclables de Rosario, con la colaboración la TUPAC (TUN 29 de MAYO) y estudiantes que se solidarizan con la causa.
El Jueves 1-8 dos figuras del fútbol rosarino se acercaron para apadrinar oficialmente “Comunidad Rebelde”, que busca construir una cancha de fútbol en un predio cercano. Con la presencia de unos 300 vecinos, Nahuel Guzman y el Melli Garcia -arqueros de Newell`s y Rosario Central- participaron de actividades con los chicos y jóvenes del barrio, firmaron autógrafos y brindaron su apoyo al proyecto en curso. 02-08-2013

 Los nuevos padrinos de Comunidad Rebelde .



Los arqueros de Newell’s, Nahuel Patón Guzmán, y de Central, Manuel Melli García, inauguraron ayer el centro comunitario que apadrinan en la zona oeste de la ciudad. El espacio tiene la particularidad de estar ubicado donde hasta diciembre del año pasado existía un búnker de venta de drogas que fue destruido por los propios vecinos, hartos de la situación de vulnerabilidad en que se encontraban…”



 “Nahuel Guzmán y el Melli García estuvieron en el Centro Comunitario Comunidad Rebelde en Villa Banana. Los arqueros oficializaron su padrinazgo al lugar, firmaron autógrafos y se sacaron fotos con las más de 300 personas que participaron del evento solidario…”


  “Los vecinos tenían en claro que se le podía brindar otra imagen a los niños y adolescentes del lugar. Por ese motivo levantaron este espacio, junto a una organización barrial y estudiantil. Está ubicado en barrio Triángulo, entre Virasoro al 2000 y las vías del ferrocarril, a pocas cuadras del Centro Municipal de Distrito (CMD) Oeste. “Estábamos cansados de ver a todos los pibes drogándose, haciendo cagadas y, entre todos los vecinos y con la ayuda de la Cuba MTR, organizamos un centro comunitario para que los chicos tengan la cabeza en otra cosa”, contaron los vecinos del barrio”

 “Los equipos más importantes de Rosario tienen dos excelentes arqueros con buen presente y mucho futuro, pero sobre todo cuentan con dos muchachos comprometidos con el tiempo que les toca vivir, lejos de la famosa burbuja que suele crear el fútbol aislando a sus protagonistas”


El hoy :Jugadores de Newell's y Central se juntaron por un clásico en paz 


La movida estuvo a cargo del centro comunitario barrial “Comunidad Rebelde” cercano al Distrito Oeste, fundado justo en el mismo lugar donde antes había un búnker de drogas, y cuyos padrinos son los arqueros Guzmán (Newell's) y García (Rosario Central).13-10-2013

 



En un picadito improvisado en un potrero de Villa Banana, jugadores y ex jugadores de Central y Newell's se reunieron, a poco más de una semana del clásico, para bajarle los decibeles al encuentro del 20 de octubre entre los dos clubes más populares de la ciudad.


La convocatoria fue un éxito y se hicieron presentes el Patón, Diego Mateo, Hernán Villalba, el Melli, Sebastián Abreu y Matías Ballini, entre otros, por lo que muchos vecinos pudieron encontrarse con sus ídolos y pedirle autógrafos y sacarse fotos.

“La idea es tratar de sacarle violencia al clásico, sí jugarlo con la seriedad que se debe en cancha, pero que sea una gran fiesta” contó Diego Mateo el volante leproso, contento por la iniciativa.
Por su parte, el melli García, señaló: “Por suerte salió todo lindo y tenemos que agradecerles a los chicos que se prendieron, al Mudo, a Pomelo, al Loco, a todos ellos que es un gesto muy grande para todo el barrio”. Mientras que el Patón Guzmán agradeció a todos por la predisposición y convivencia en paz: “Salió todo muy lindo.

 La idea era hacer algo concreto para dar un mensaje claro: que se pude convivir con tranquilidad entre los colores”.
Por último, uno de los organizadores reforzó el mensaje de la jornada: “Queríamos dar un mensaje sobre todo a la juventud. Demostramos que se puede jugar un clásico sin policía. Que la mayor seguridad es todo esto que estamos generando”.


En el mes de Octubre, el centro comunitario realizará en el CEC un festival con bandas locales, titulado La Vie en Rock, para recaudar fondos y reconstruir el Potrero Rebelde, la canchita de fútbol del barrio.

Fuente:Marcela Caraballo
tun29demayo.com
santafe.infonews.com

Eduardo Aliverti ..."El tamaño importa", texto y audio -editorial del 12 /10 /2013-

Según algunos medios, y editorialistas en particular, el paso de Cristina por el quirófano podría producir un eventual “efecto lástima” en las próximas elecciones. Se animaron, inclusive, a indicar que esa probabilidad puede ser alentada desde el oficialismo.Y algún colega, aunque situándolo en boca de un tercero, preguntó en la tevé “si acaso esta mina no nos estará acostando”.
Este tipo de alerta jugado por la oposición merece consideraciones específicas,porque excede a condenar las bestialidades que se enuncian sobre la salud presidencial,su tratamiento, la información oficial y etcéteras. No es que se trate de minimizar todo eso, en tanto es verdadera y repugnantemente asombroso lo que dijeron y continuarán diciendo. Al igual que otras veces, la lista provoca algo así como vergüenza ajena de sólo recorrerla aunque más no fuere de modo parcial.

Hay ciertas excentricidades que ya se conocían, como diagnosticar el estado psíquico de la jefa de Estado -y luego sus condiciones físicas- a través de la mera especulación (salvo figurarse a los médicos de Cristina informándole a periodistas opositores, on line, acerca de cada episodio que la afecta). 
 Pero hay otras que, aun cuando la catadura moral de los informadores también las haga juzgar como previsibles, no dejan de ser espeluznantes si, todavía, es estimable mantener algún rigor periodístico o concepto de sentido común. Le revelaron a la sociedad, por ejemplo, que los pisos y salas donde la Presidenta es atendida fueron virtualmente blindados contra el acceso público.

¿Habrá alguna forma precisa de referir que esa obviedad fue presentada como uno de los símbolos del “cepo informativo”?.¿Alcanzan términos como “disparate”, o símiles?. 
¿De veras que hay homínidos capaces de imaginarse que internan a un Presidente y la vida del lugar sigue como si tal cosa?.

¿Y de veras que una cronista callejera puede animarse a sembrar interrogantes sobre la excelencia de la Fundación Favaloro para practicar operaciones cerebrales?.
¿Y de veras que, mientras dicen que un golpe como el sufrido por la Presidenta es susceptible de presentar síntomas recién a las dos semanas, o más, se preguntan por qué no notificaron del golpe apenas producido?.
¿Qué hay que hacer?.¿Dejar  de cuestionar estas bajezas en nombre de que debe tomárselas como de quienes vienen? .
La colega Marta Dillon, en contratapa del suplemento “Las 12”, de Página, ayer, trazando una semblanza en torno de que los argumentos contra Cristina -coyunturales y no- son propios de golpeadores todavía creyentes en su privilegio de dar duro, escribió: “No la mantuvieron sedada para facilitar el postoperatorio. Le dieron ‘medicación para que no esté excitada´. No fue una intervención neurológica de baja complejidad; le`perforaron el cráneo sin cortarle el pelo´. No le darán el alta; volverá a hacer su voluntad.
Ella, que estaba ciega, `se golpeó con la realidad´. Más aún, el golpe fue emocional y repercutió en la cabeza porque, vamos, ya se había dicho que estaba desequilibrada y padeciendo síndromes de descripción dudosa. (…)El `hermetismo es total´. (…) Mientras se mantenga la paranoia, el complot es posible. Aquí no hay accidente, se puede leer entre líneas. Aquí hay irresponsabilidad, como la tuvo Néstor Kirchner en su propia muerte”. Los 50 tweets por minuto para darle fuerza a Cristina,agrega Dillon al aludir a la adaptación de sí misma hecha por Beatriz Sarlo, no es empatía sino la sobredosis emocional o giro sentimental que, “según el siempre engolado Joaquín Morales Solá, que de vez en cuando habla desde el llano, podría trocar la decisión de voto para `no llevar malas noticias a esta pobre mujer´”.
En este punto habíamos quedado, al ser respecto de una perversión que, previo a ello, es un apunte político que sobrepasa a la observancia del odio. Temerle al “efecto lástima”, como editorializó el columnista de La Nación o como vomitaron ciertos standaperos, significa que dudan sobre la sinceridad o profundidad de sus propios análisis, en cuanto a lo inevitable del fin de ciclo y de la decadencia de Cristina. 
¿Puede obrar la lástima hasta el punto de que cambie voluntades, no ya el 27 de octubre sino sobre la percepción popular de cara al futuro de mediano plazo?.
¿Qué clase de convencimiento social habría sobre que nos gobierna una yegua, una corrupta, una irritada constante, una manga de ladrones, si a la primera de cambio podría inquietar una compasión significativa?
¿Desde cuándo puede haber lástima, de la noche a la mañana, contra quien ya fue, ya está, ya no tiene retorno, ni ella ni su gobierno ni su etapa populista?.


Lástima se le tiene a quien todavía porta la dimensión de ser querido,confiable, dispensado de sus errores, ratificado en sus posibilidades de asentar o recuperar un rumbo que pueda estar sufriendo alternativas desfavorables. No se le tiene lástima, ni a un efecto ad hoc, a un derrotado que -según se lee y escucha con constancia de tortura china- se lo merece largamente. ¿A basa de qué tanta preocupación, entonces?
¿Será que el sueño de las masas no se ve tan afectado si formalmente ejerce Boudou?.
¿Será que hasta el último boludo se da cuenta de que no se cae el mundo?.
¿Serán varias por el estilo o será que, directamente, Cristina les sigue siendo temible y de ahí que, como requirió un candidato a concejal del Frente Progresista, es mejor que el coágulo haga justicia (nobleza obliga, a ese postulante de la lista de Stolbizer y Alfonsín, en Cañuelas, lo obligaron a renunciar aunque luego de invitarlo a sólo retractarse, para después emitir un comunicado en el que, por las dudas, aclaran que bregan por la pronta recuperación de la Presidenta)?.

Es igualmente notable la grosería con que se intentó confundir los tantosconstitucionales, tratando de impugnar que el vicepresidente pueda ser habilitado para el ejercicio temporario de la primera magistratura. Macri está procesado, pero a nadie le mueve un pelo a propósito de si por eso debería quedar impedido de gobernar. Sin embargo, fue así que a un consultor, de prestigio desconocido, le confirieron cartel francés para que en prime time insinuase un pueblo autoconvocado a Plaza de Mayo con el fin de rechazar la reencarnación de José López Rega.
Hubo además un columnista que advirtió sobre la ilusión de Boudou para llevar adelante cierto plan de endeudamiento externo, aprovechando la ausencia de Cristina y mientras simultáneamente, desde los medios del propio grupo en el que trabaja, se machaca con que el vice es un monigote a quien apenas si reservan para los actos protocolares. 
Ni siquiera durante los peores momentos de Fernando De la Rúa, ridiculizado hasta más no poder por su personalidad timorata y sus actitudes de extravío, fue posible registrar un ataque de semejantes características contra la investidura presidencial. Nada se parece a esto. 
Y cabe -como siempre- la pregunta de si el grado de salvajismo habla primero de quienes lo perpetran o, antes, de quienes lo consumen con gozo porque se ven representados en esa exteriorización de aborrecimiento. La dialéctica sugiere que son ambas cosas; y que se retroalimentan hasta conformar un núcleo cuya capacidad para dialogar o consensuar (aquello de no profundizar “la grieta”) es imposible. El apunte no es menor, tal vez, porque habla de qué sentido tiene inquietarse por la grieta ésa que la derecha bienpensante tanto dice que le preocupa. Pero no por eso corresponde dejar de señalarlo.
El periodista confiesa haber atravesado, sucesiva y alternativamente, diversos estados de ánimo frente a la horda mediática que lucró con la salud presidencial.
Estupefacción, en algún punto risibilidad, indignación; a la vez acostumbramiento porque ya es poco menos que una rutina toparse con estas pandillas, y en consecuencia inclinación a no darles cabida ni anímica ni analítica.Pero, al cabo, la referencia es ineludible.
Lo que no soportan, lo que los atemoriza, no es ni el cepo informativo, ni que el vice sea impopular, ni que pudiera atravesarse un campo minado hasta dentro de dos años.No es eso.
Es que el tamaño de la agresión da la medida del agredido.


Audio del editorial
 


Eduardo Aliverti.
Marca de Radio – 12.10.13

Bajada de Línea..."Cómo Clarín se quedó con todo "...(13-10-2013)


Negocios con Levingston- (dictador 1970-1971)
Negocios con Lanusse- (dictador 1971- 1973)
Negocios con Videla- (dictador 1976- 1981 )
Negocios con Menem (presidente 1989-1999)
1979- Copa Clarín (Organizada conjuntamente con la dictadura)
La misión de Clarín, destruír la fe del pueblo argentino
1987- El historico discurso del Dr Alfonsín en la Sociedad Rural
Y el condicionamiento  a este desde las tapas de  Clarín
1987.Levantamiento cara pintada (Aldo Rico  y sus socios )
Análisis de Leopoldo Moreu, pte de la comisión de Comunicación de Diputados
Juan Carlos Pugliese .Pte de la Cámara de diputados (1987-1989)
José Pirillo (ex dueño del diario La Razón)
Cerrar el camino a la concentración de medios-(La ley de medios que el radicalismo, no logro sancionar en 1988)
Las presiones de Clarín a Alfonsín(por el  antimonopólico art.45)
1989. Angeloz en campaña ,siempre Gano Clarín
12 de Junio 1989 .Alfonsín anuncia en cadena que resigna el poder
30 de Junio 1989 .Menen acepta asumir
Rodolfo Terragno:el mensajero de la renuncia
Asume Menen, privatizar, consesionar y ….ajustar
Roberto Dromi, Ministro de obras y servicios públicos pasa a ser el gerente de las privatizaciones
Clarín, el que la sigue, la consigue y Menen deroga el art 45
Canal 13:un emblema de la privatización para la concentración
José Carbonelli. (ex delegado , canal 13 )”Clarín compró canal 13 con el salario de los trabajadores”

1/3
 


 2/3
 



 3/3
 

Pietragalla, Montenegro y Cabandié ,responden al odio de Carrio luego del debate en TN


Hijos de desaparecidos cruzan a  Elisa Carrió por haber dicho que sus padres fueron delincuentes 
Tres jóvenes kirchneristas hijos de detenidos-desaparecidos salieron al paso de los dichos de Elisa Carrió acerca de que aquellos habrían sido delincuentes.(Cabeza de Unen ,se desdijo tras una tanda en el  debate de candidatos por TN)






El diputado nacional Horacio Pietragalla y los canditatos a serlo Victoria Montenegro y Juan Cabandié la calificaron, entre otras cosas, de "ignorante" e "irresponsable". Ayer, en el debate entre candidatos a diputados nacionales por la ciudad de Buenos Aires que se realizó por el programa "A dos voces" de TN , Carrió le espetó sorpresivamente a Cabandié: “Vos, que sos hijo de desaparecidos, sabes que los delitos de los padres no se heredan”, frase a la que siguió un momento muy incómodo, que fue interrumpido por una tanda publicitaria.
Tras la tanda, Cabandié le pidio a Carrió explicaciones, y ella adujo que se había referido, no a sus padres ni a otros progenitores detenidos-desaparecidos... sino a los apropiadores, a los "padres apropiadores", dijo.
Sin embargo, y contradictoriamente, muy lejos de condenarla, Carrió defendió con denuedo a la apropiadora más famosa del país, Ernestina Herrera de Noble, dueña del canal emisor, al punto de calificar la búsqueda incruenta del ADN de sus hijos Marcela y Felipe (a quienes adoptó de modo tan fraudulento como delictivo) en peines y prendas íntimas de "métodos fascistas".

Cabandié, jefe de bloque del FPV en la Legislatura porteña y cabeza de la lista de candidatos a diputados nacionales por la ciudad de Buenos Aires por el Frente para la Victoria le pidió a a Carrió explicacione sobre sus dichos acerca de que sus padres habían sido delincuentes.

Donde dije "digo" dije "Diego"
Carrió,  que durante la dictadura fue funcionaria judicial en el Chaco, dijo que se había refido a los “padres apropiadores” y reiteró que los métodos que se utilizaron en la causa judicial de la búsqueda de la identidad de los hijos de Ernestina Herrera de Noble fueron “fascistas”.

Al término del programa, Cabandié le dijo a Télam que "es lamentable que Carrió haya querido desprestigiar la tarea de Abuelas de Plaza de Mayo (promotoras de aquellas medidas junto a abogados como Pablo Llonto, autor de La Noble Ernestina) en pos de la defensa del grupo Clarín ”. Y recordó seguidamente que la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto "todavía no encontró a su nieta".
Cabandié destacó que el tema de los hijos de Herrera de Noble “no estaba pautado (para ser motivo de controversia) de ante mano” y que “no influyo que estemos en TN” para que surgiera, incontenible.
“Es lamentable que Carrió haya puesto en tela de juicio la búsqueda de los nietos y de las identidades”, reiteró Cabandié, quien se mostró indignado por esa situación,pero al mismo tiempo conforme con su desempeño en el debate televisivo con la candidata de UNEN y el rabino Sergio Bergman, candidato del PRO.

Montenegro: "Es una ignorante".
Victoria Montenegro, otra nieta restituida que como Cabandié también es candidata a diputada nacional por la ciudad de Buenos Aires por el Frente por la Victoria, lamentó que Carrió "hable desde la ignorancia".
"El que la escucha piensa que una horda de salvajes arrancan la sangre de los brazos de las personas, pero Carrió no sabe que existe una ley del Banco Nacional de Datos Genéticos y que la Corte Suprema de Justicia avaló los allanamientos de objetos personales para casos de supuestos hijos de desaparecidos apropiados por la dictadura cívico-militar".
"El Estado hace lo que tiene que hacer, que es reconocer que hubo un estado terrorista que robó bebés y tiene que hacerse cargo de ese horror y arbitrar todos los medios para restituír la identidad a la víctima", sostuvo Montenegro, que como Cabandié se reconoce parte de "Unidos y organizados" (mientras Cabandié milita en La Cámpora, Montenegro lo hace en Kolina, la agrupación que orienta la ministra Alicia Kirchner).
Como Cabandié, Montenegro defendió los allanamientos permitidos por la ley para obtener muestras incruentas al recordar que "los que tuvimos que entregar sangre nos llevó años de culpa y lo que se busca es correr a la víctima de ese lugar de abogado de los victimarios".
Destacó seguidamente que "una abuela busca a sus nietos todos los días de su vida y en temas tan importantes como éstos, la señora Carrió nada dice de los cómplices civiles de la dictadura y de la apropiación de Papel Prensa".
"La verdad se tiene que buscar como corresponde y lo cierto es que hay 400 desaparecidos con vida que caminan hoy por cualquier esquina de Buenos Aires sin saber su verdadera identidad", aseguró Montenegro en referencia a quienes fueron bebés apropiados junto a sus padres o nacidos en el cautiverio de su madre que todavía desconocen su verdadera identidad.


Pietragalla: "Montajes payasescos"
Por último, el diputado nacional Horacio Pietragalla, quien se crió como vecino e íntimo de Montenegro y también es hijo de detenidos-desaparecidos (su padre homónimo fue quien acompañó a Juan Perón en su regreso definitivo a la Argentina en nombre de la organización político-militar Montoneros) calificó de "desafortunada e irresponsable" la intervención de Carrió, y agregó que sus dichos "lastiman a la democracia".
"En un espacio como ése (por la señal TN, perteneciente al Grupo Clarín) donde el monopolio se favoreció haciendo negocios con la dictadura (por Papel Prensa) su actitud es de una irresponsabilidad gigante", cuestionó Pietragalla, que preside la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados.
"Los únicos fascistas fueron los militares, los grupos económicos y los civiles cómplices que apoyaron el golpe", refutó a Carrió.
Pietragalla lamentó que "nuestras Abuelas se mueran sin conocernos", en referencia a los aproximadamente 400 nietos que aún son buscados por Abuelas de Plaza de Mayo.
Elisa Carrió, destacó, "arma montajes payasescos sin llevar ninguna denuncia a la justicia".

Fuente :Telam