Paco el agua y un día en que las guitarras lloraron...

En Algeciras , Cádiz en (1947) nacía
el hombre que logro  acercarme al flamenco.(al ligarlo a  otros ritmos como la bossa nova,  blues o  salsa, sin perder su  esencia).con sus 66 años y su talento intacto,interrumpía el romance que  mantuvo de manera permanente con la guitarra .dejando  melodías para siempre.
Partía  un grande,la guitarra flamenca no volvería  a sentir la pasión de los rasgueos.

Paco de Lucía había  muerto en la madrugada del 26 de febrero (2014),cuando su corazón dijo basta.


El agua y la guitarra siempre fueron combinación perfecta,

 ( supongo será por eso que estos dos temas son mis preferidos)

RÍO ANCHO (Guitarra y Flauta)




ENTRE DOS AGUAS.



 

Algo de su historia y despedida de sus amigos en el mundo de la cultura

Una guitarra de leyenda
El guitarrista gaditano era considerado uno de los maestros del flamenco en España pero su fama trascendía fronteras y su maestría alcanzó un reconocimiento mundial. El ayuntamiento de su localidad natal ha confirmado la noticia a través del sobrino del artista, Ramón Sánchez.

Paco de Lucía era considerado un renovador del flamenco y al mismo tiempo conservador de una de las tradiciones musicales más ricas del mundo. Fue pionero en el encuentro del flamenco con el jazz, abrió el Teatro Real a los duendes flamencos, interpretó el Concierto de Aranjuez al frente de una orquesta sinfónica e inventó una formación musical, el sexteto, que se convirtió en referencia para casi todos los tocaores que exploran nuevos caminos creativos. 


En el complejo universo del cante jondo, Francisco Sánchez Gómez, nombre real del artista, era considerado el número uno de la guitarra flamaneca.
"No tengo conciencia de lo que vosotros, los periodistas y los aficionados, pensáis que soy, pero me miro al espejo y me veo con claridad. Y lo que percibo con mayor nitidez es mi música, el flamenco", comentaba De Lucía a El Cultural en 2004.


Triunfó a nivel comercial con la rumba Entre dos aguas en 1975. Antes, a finales de los años 60, conoció al cantaor Camarón de la Isla, con quien grabó una decena de discos, formando uno de los duos más importantes para el flamenco popular y mestizo. Juntos atraparon a un público más allá del tradicional de los tablaos, un público heterogéneo que llenaba pabellones para escucharlos.
La combinación del flamenco con el jazz fue uno de los hitos de la carrera de Paco de Lucía. 

Para la posteridad queda el disco Friday Night In San Francisco, obra maestra de la fusión, grabado en directo en 1981, en la que el guitarrista unió su talento con el de John McLaughlin y Al Di Meola.
"Entre puristas y renovadores, me sitúo en medio, con una mano en la tradición y la otra buscando", comentaba Paco de Lucía a El Cultural. "Siempre lo he visto así. Pienso que los puristas, a veces, son muy pesados. Pero también los hay con un sentido muy coherente. Me gusta la tradición y la defiendo, pero también soy consciente de que estamos en otra época y hay que seguir creciendo y evolucionando".


El Festival Internacional de Jazz de Vitoria fue uno de las últimas plazas en las que De Lucía y su guitarra, acompañados por el pianista estadounidense Chick Corea, demostraron su inigualable talento dejando en el público que allí se congregó un gran impacto.

Entre otros muchos reconocimientos, logró un Grammy al mejor álbum flamenco 2004; 
el Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco;
la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes 1992; 
el Premio Pastora Pavón La Niña de los Peines 2002; y el honorífico de los Premios de la Música 2002.
En octubre de 2004,el guitarrista  recibía en Oviedo el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.


Renovador del flamenco y al mismo tiempo conservador de una de las tradiciones musicales más ricas del mundo, Paco de Lucía, realizaba una gira española para presentar su último disco, Cositas buenas, y fue ahí que “ El Cultural”  pudo realizar  la siguiente entrevista.


-¿Qué ha supuesto para usted este galardón?
-Es el reconocimiento a una música muy importante que ha sido maltratada durante mucho tiempo. Hasta ahora, al flamenco no se le ha dado su sitio, y eso añade valor al premio.

   
-Esto le convierte, aún más, en el artista flamenco más universal.
-No tengo conciencia de lo que vosotros, los periodistas y los aficionados, pensáis que soy, pero me miro al espejo y me veo con claridad. Y lo que percibo con mayor nitidez es mi música, el flamenco. Eso es lo importante. Ahora está relativamente de moda, pero esto es muy antiguo.

Creo que es una de las manifestaciones musicales más importantes del mundo, y no me parece que esa sea una visión subjetiva. Puede que suene a chauvinismo, porque yo soy flamenco, pero es una música de enorme calidad. Y ha estado ahí aparcada durante mucho tiempo. En algunas épocas hasta se miraba mal a un tocaor o a un cantaor. Si yo soy algo como artista, se lo debo al flamenco.


Éxito por una rumba

-Usted sorprendió a los flamencos desde niño, pero el éxito popular no le llegó hasta que apareció la rumba (Entre dos aguas), uno de los temas más ligeros que ha compuesto.
 
-Uno nunca sabe qué es lo que más va a pegar. Entre dos aguas fue una improvisación para llenar cinco minutos que faltaban para completar el disco Fuente y Caudal. No pensaba incluirla, pero oí la grabación y encontré en ella un ritmo, un aire, que me gustó. El tema duraba mucho, cogí las tijeras y lo corté un poco. Para no iniciados me parece bien.


-Y le convirtió en superventas.
-Lo de ser superventas es una sensación extraña. Yo no concibo que me haya pasado cuarenta años de mi vida encerrado en un cuarto ocho horas diarias para que, de pronto, ese trabajo salga a la calle y lo pueda entender cualquiera. De todos modos, no estoy de acuerdo con los que utilizan el término “comercial” como algo exclusivamente negativo. Los artistas más comerciales de la Historia han sido Bach y Beethoven.


-¿Está ahora la guitarra flamenca mejor que nunca?
-Ahora hay una revolución dentro de la guitarra flamenca, muchos artistas jóvenes con una técnica prodigiosa y ganas de encontrar su propio camino. No hay que presionarlos. Eso sí, aunque no me atrevo a dar consejos a nadie, pienso que para un guitarrista flamenco hay una base fundamental en el toque de acompañamiento. El cante es una fuente de inspiración imprescindible. La expresión más pura del flamenco está en cómo cantas, cómo lloras la voz, cómo afinas. En el flamenco está sucediendo ahora un poco lo que sucedió en Brasil hace unos años. He encontrado guitarristas en aquel país que no saben hacer otra cosa que armonía, y han perdido el sabor de lo popular. Yo creo que el flamenco va por un camino parecido, no sé si le va a suceder lo mismo, pero, hasta cierto punto hay que asumir el riesgo. Yo siempre tuve deseos de aprender armonía, pero no sé ni leer con fluidez una partitura. Me comunico mejor con guitarristas, porque como no sé el lenguaje de la música, a ellos les veo las manos.


-A pesar de ser usted uno de los grandes revolucionarios de la historia del flamenco, ¿continúa mirando al pasado con frecuencia?
-Claro que miro al pasado. En la música siempre hay que tener en cuenta lo que hicieron los de atrás, los que nos abrieron el camino, para saber dónde estamos y por qué. Por ejemplo, en el disco Siroco hice una minera muy bonita, que sonaba nueva, pero sin esencia. Yo le daba vueltas y no encontraba qué pasaba allí, hasta que decidí estar unos días escuchando a Ramón Montoya. No cambié casi nada del toque que había hecho antes, sólo algunos pequeños matices, los silencios... Y aquello se transformó. Eso es lo difícil, el misterio de sonar flamenco. En el debate entre puristas y renovadores, me sitúo en medio, con una mano en la tradición y la otra buscando. Siempre lo he visto así. Pienso que los puristas, a veces, son muy pesados. Pero también los hay con un sentido muy coherente. Me gusta la tradición y la defiendo, pero también soy consciente de que estamos en otra época y hay que seguir creciendo y evolucionando.


-En su último disco, Cositas buenas, recupera la voz de Camarón. ¿Se acuerda mucho de él en estos momentos?
-Con la voz de Camarón he resucitado yo. Mi relación artística con él fue muy importante. Me llenaba de inspiración. Fui muy feliz trabajando junto a José y le echo de menos. Con la tecnología actual se pueden corregir pequeños errores de los másters antiguos y tengo la ilusión de hacer algún día un disco entero con las cosas inéditas de Camarón que conservamos. Para más de un disco no creo que dé, pero uno muy bueno.


-La vez que peor le he visto a usted fue cuando nos encontramos en Barajas, en 1993, meses después de la muerte de Camarón. Llevaba un año sin sacar la guitarra del estuche.
-José y yo éramos algo mucho más profundo que hermanos, entre nosotros había algo muy especial, una complicidad, un respeto, una amistad muy intensa, una compenetración que no se puede imaginar. Se complicó la historia con todas las cosas que salieron tras su muerte. Además de su pérdida, tuve que sufrir aquella barbaridad que se inventaron sin fundamento. Era como una pesadilla de Hitchcock.


-¿La gira que está a punto de finalizar será la última de su carrera?
-Cada vez tengo menos ganas de ir de gira. Me he pasado toda la vida viajando sin parar ocho meses al año. Lo que quiero es seguir tocando pero de forma más relajada. Son especialmente molestos los trámites que hay que sufrir para trabajar en Estados Unidos. No quiero que me tomen las huellas dactilares una y otra vez. Tienes que madrugar mucho para registrarte cada día en una nueva ciudad. Pero el gobierno es una cosa y los espectadores otra muy distinta: el público allí es muy espontáneo, extrovertido, yo diría que fácil, porque te ayuda en todo momento. Te muestra su entusiasmo enseguida. En nuestros conciertos había todo tipo de público, desde el aficionado al jazz, al rock, a los que son seguidores de lo exótico del flamenco, de nuestra estética, que para ellos es llamativa. A partir de ahora me dedicaré a componer y a grabar. Sólo haré algún concierto puntual y volveré a dormir a casa.


-¿Ha encontrado la tranquilidad en su casa de Toledo?

-Aún no he tenido tiempo de disfrutarla mucho. Yo soy un hombre de contrastes, en todo. Me muevo entre la introversión y la extroversión absoluta. He vivido en México, en medio de la nada, rodeado de la naturaleza. Durante años, mi ilusión era ir allí a pescar. Pero uno no debe irse a vivir al sitio que tiene para huir de la rutina. Ahora busco el contraste de aquello con la civilización, con esta ciudad, Toledo. No me gustan las grandes ciudades. He estado tres años restaurando la casa en la que vivo ahora para que quedara como era en el siglo XV.




Figura de referencia
-¿Es consciente de que sigue siendo la principal referencia para muchos guitarristas?
-Nunca he pensado ni planificado lo que iba a hacer. Me he puesto a trabajar y ha ido saliendo una cosa y otra. Pero siempre he sido muy exigente conmigo mismo, porque soy consciente de que hay jóvenes guitarristas que se fijan en lo que yo hago. Tengo una gran responsabilidad, así que no puedo hacer una guasa y orientarlos negativamente.





Una guitarra clásica


“El primer movimiento del Concierto de Aranjuez es, para mí, una bulería. Y el segundo una saeta perfecta”, afirma Paco de Lucía. El guitarrista algecireño grabó en directo la pieza cumbre del maestro Joaquín Rodrigo en abril de 1991, en Torrelodones, acompañado por la Orquesta de Cadaqués y bajo la dirección de Edmon Colomer. Y lo hizo con la partitura memorizada. Realizó una versión fiel de la obra, dotándola de un calor especial, a través de una digitación propia. No era la primera vez que Paco de Lucía se acercaba a la música clásica. Años antes, en 1978, ya había grabado un disco entero dedicado a la obra de Manuel de Falla. También Isaac Albéniz le ha servido de inspiración. Además, fue el guitarrista quien consiguió abrir las puertas del Teatro Real al flamenco. Fue el 18 de febrero de 1975. Ya había actuado en numerosos escenarios internacionales de semejante categoría. Los más intransigentes criticaron hasta sus piernas cruzadas sobre el escenario, pero no cabe duda de que aquello fue un hito. Detrás de él llegarían otros tocaores, guitarristas y bailaores. La aportación de Paco de Lucía ha sido decisiva para que el flamenco saliera de los cuartos de señoritos y los colmaos.


El mundo de la cultura lamenta la pérdida del maestro gaditano 
Aute, Jorge Pardo, Benítez Reyes... la huella del maestro.

Inspiración- ( Davis Castro salazar)
 La muerte de Paco de Lucía, leyenda de la guitarra flamenca, ha provocado un sinfín de reacciones desde todos los ámbitos de la sociedad. El mundo de la cultura lamenta especialmente la pérdida del maestro, cuyo talento artístico rayaba a la altura de su calidad humana.

Manolo Sanlúcar, guitarrista flamenco: “Con Paco de Lucía la guitarra flamenca dio un salto enorme. Nuestra generación empezó a tener un acceso más fácil a otros terrenos musicales. El flamenco es una música orientalizante sustentada sobre todo en las melodías. Él se da cuenta de que en los aspectos armónicos hay otras músicas que le pueden abrir horizontes, como el jazz... Absorbe la información de esa riqueza armónica que le permitió expandir mucho el campo de sus inquietudes. Muchos se pierden al abrir caminos así. Paco no, porque era una intérprete genial. Fue un hombre noble y desinteresado, absorbido por el flamenco, que parecía fuese lo único que le interesaba. El flamenco era su propia identidad”.

Felipe Benítez Reyes, escritor: “Pocos guitarristas en la historia han tenido su imaginación y el dominio del instrumento que ha tenido él. Un dominio técnico, por supuesto, pero sobre todo emocional. Se me ocurren pocos a su altura. Sólo algunos superdotados como Jimi Hendrix. Tampoco deja de resultar curiosa y dramática su relación de amor/odio con la guitarra. La miraba a veces con desprecio, por la absorción tan exclusiva que suponía en su vida. Yo le puedo entender como escritor. Uno siente rabia de no poder estar tranquilo con sus amigos y que en su cabeza no dejen de gestarse tramas para novelas o finales para poemas. Siento mucha pena. No sé, a Paco no le calculaba bien la edad. Pensaba que era mucho mayor. Como decía Cernuda de Mozart: 'Era la música en estado puro'. El hecho de que ya apenas compusiese demostraba su honradez: no quiso convertirse en un sucedáneo de sí mismo".

Luis Eduardo Aute (hundido tras la noticia, que recibe de El Cultural): “Grabamos juntos una canción mía, El universo [álbum Nudo, 1985]. Se la llevó a casa, se la estudió, se encerró en el estudio y hasta que no sacó lo que quería no paró. Era muy tremendamente autoexigente. Coincidimos por última vez hace un par de años en Grecia. Es una pérdida terrible. Admirable su manera de tocar, tan personal, y su manera de entender la vida”.

Jorge Pardo, músico de jazz: “¿Qué puedo decir de Paco que no se haya dicho ya? Estoy muy tocado. Me cuesta creerlo todavía. Lo que me gustaría destacar en este momento es la espontaneidad y la naturalidad con la que siempre se desenvolvió, en la música y en su vida personal. La etapa en la que tocamos juntos disfrutamos al máximo de la música. Algunos le reprocharon esas conexiones con el jazz. Pero para él era un reto, y ante los retos él era de los que no se echan atrás, precisamente por la naturalidad con la que manejaba todo”.

Francisco Javier Irazoki, poeta y periodista musical: "Revolucionó el uso de la guitarra en el flamenco. Una paradoja: dominaba músicas complejas, pero triunfó con la gracia de una rumba sencilla, Entre dos aguas. Sus compases nos abrieron las puertas para acceder a otros creadores. Después, Paco de Lucía supo evolucionar. Aprovechó con talento la amistad de John McLaughlin, que le enseñó a usar velozmente las armonías de los más creativos músicos de jazz. Gran artista, tuvo la humildad de los que desean aprender".

Vicente Amigo, guitarrista flamenco: “Desde que conocí a Paco, siendo un niño de tres años, ha estado presente todos los días de mi vida. Esta noticia me ha dejado roto y vacío. Me tengo que agarrar al recuerdo de esos momentos tan bonitos compartidos con él. No tengo palabras para expresar el dolor por la pérdida de alguien tan amado por mí, desde siempre y por siempre".

Fuente del texto :elcultural.es

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

la palabra no dejó de valer!!! (gracias por ayudar a que así sea)