#NéstorPudo | Birome,mocasines y la mejor historia


Hay hombres que visten bien (y en eso se quedan).
Están aquellos que tienen una dicción excelente (para no decir nada ).
También los protocolares que se ajustan a lo establecido (no tuercen el nudo de su corbata ,ni usan mocasines).
Pero hay otros hombres que quizás no tuvieran nada de eso, y sin embargo tuvieron todo!!!

Hoy el país del presidente (democrático),tanto como predecible en el hacer en contra , nos tiene entre impuestazos, tarifazos, inflación , despedidos,  caza de brujas, seguimientos, revancha,  pago de favores (a colocadores presidenciales) DNU,  protocolos para garantizar y legalizar la represión,  y como si todo eso fuera poco tenemos el blindaje asqueroso y alevoso de los grandes medios.
Esos que no desaparecieron con Volver o  TN ,porque se aseguraron tener jueces dilatando y porque colocaron en puesto clave (así lo cataloguen de menor),a quien garantizaba  la continuidad del negocio, además de la no aplicación de la ley de medios .
Esos que no tienen ni  un segundo la dignidad en su  hacer ,llamándose a  silencio ante lo no sucedido con sus señales ( como si se llaman  para  tapar atropellos actuales contra otras señales que van apretando hasta asfixiarlas y contribuir a su quiebra),mientras atacan a los gritos la gestión anterior y califican de la peor manera,la herencia recibida,hasta hace un tiempo ,la de Cristina, no la tuya (porque son cualquier cosa ,menos tontos) pero ahora de a poco se sinceran " la culpa viene de hace 70 años " y evitando que se le noten demasiado los pelos, se animan a ir contra el "maldito peronismo",cuna de todos los males.

Cuando  nos acostumbramos a  no querer recordar apellidos, fechas, sucesos  varios (por ligarlos  a momentos dolorosos del país y nuestra historia), se nos hace  imposible no comparar el antes y el después de tu llegada.
Silvio en esa plaza del 25 de Mayo, Fidel y su discurso de horas en la escalinata de la facultad, la gente toda  celebrando en distintos lugares de Argentina, eran clara señal que la puerta se abría… grande, amplia, abarcativa y solo se cerraría una vez que adentro estuviéramos todos, y a la cabeza de ese “todos”, las convicciones que cuidaste mucho ,no quedaran afuera.

El bastón que te dieron, y  que tan fríamente  se sintiera tratado   supo  en cuanto lo tomaste que eras distinto , capaz de dar vuelta todo, (como lo hiciste en ese juego de asunción ),como la taba ( de acuerdo a aquella inolvidable canción) para que cambie lo que deba cambiarse o no cambie nada .
El sueño que venías a proponer no se diluyó con el paso del tiempo… la marca registrada de tu gobierno  dejo de ser para consumo interno, se asoció y se exportó junto a otros grandes, otros pares, otros hermanos, otros compañeros.
Así como el golpe de tu frente ,al inaugurar tu mandato con el pueblo,clara señal también que a veces el amor lastima  y  que vos saldrías lastimado  por querer cuidarnos tanto, (que es amarnos  ),porque la lucha era despareja..( lo sigue siendo) basta girar la cabeza y ver  pasados varios años ,que tenemos  a nuestro alrededor  y como  ..¿Sienten?.

Lo nuevo , el mal llamado "cambio" nos trajo  a  Obama a la Argentina y  un 24 de marzo arrojó flores al río de nuestros desaparecidos  y paradójicamente,su gesto y su mirada sonaba mucho más sincera que la del "nuestro", el local ...(que sigue sin saber a cuánto asciende la cifra y  se cuida de no hablar de "terrorismo de estado") , pero  más allá de eso , nada  ni nadie podrá cambiar lo que sentimos por ese sitio de memoria ( al que le siguen recortando presupuesto)  o  por el centro del horror,  la ex ESMA, donde dejaste tus huellas para siempre en el pupitre utilizado esa tarde ,cuando citaste  la maravilla del texto de Arieta, que estoy segura ,te agradece esos rasguños, señal clara de lo que sentías en ese momento, bronca, dolor, impotencia ,pero no resignación en la lucha.
Esos sitios son un lugar de memoria, y los  gritos y torturas son desde tu decisión  de acomodar las cosas , el canto  de  los hijos que regresan , encuentro y  homenaje  y  "ex",no es solo una palabra que antecede,es el querer hacer y el haber hecho .

Descolgaste cuadros de genocidas ,pero además de hacerlo quitaste la tela araña que suele juntarse en ellos, para que pudiera verse  mucho más claro todo  y no para una foto de momento, (los años que siguieron y te siguieron con quien fuera compañera de vida y de ideales),así lo demuestran.
Ahora también descolgaron cuadros, pero desde otra perspectiva de país y hasta sacaron los próceres de los billetes,los reemplazan animales (dicen que es en defensa de la vida, que no no se podía seguir con "la muerte"), contradictorio con la voz oficial de ellos en tv, una señora que mientras come,asegura que daría la suya para que ustedes (NOSOTROS) no volvamos.

En temas claves para nuestra nación, un cuaderno te bastaba, en él estaba todo lo que estaba en vos y en tu cabeza.
El destino de un país, pero un país en serio, podía escribirse con birome y casi garabatos, que sin embargo, fueron la letra más clara y más firme que se haya leído en el hacer.Ojala muchos tuvieran  un ojo desviado, como el tuyo que sigue siendo motivo  de agravios y chicanas baratas, para poder  ver con tanta claridad  la vida y la política.

Pasaron muchas cosas Flaco:
Argentina está triste y los buitres conformes(muchos de ambos lados del mostrador),se le dio luz verde a los acreedores, a la timba,a la estafa, a la fuga.
Volvimos al fondo, (ese del que vos nos sacaste) estamos endeudados nuevamente,nosotros y nuestros descendientes.
Entre los "te lo debo" del equipo gobernante , está la soberanía, entregada no solo en los mapas que se olvidan de Malvinas o embajadores que reconocen autoridades Kelpers, nos maneja la economía desde el BCRA ,despacho incluido... un emisario del FMI,que controla y baja línea al superministro egresado de TN.

Estamos en el mundo , volvimos ...se escucha decir a algunos que viven una realidad virtual, nosotros nos sentimos cada vez más fuera de todo.
Tenemos compañeros y compañeras presos ,sin debido proceso,sin condena firme, una de las primeras, Milagro ( rehén del emperador jujeño) y la obra de la Tupác destruida.
Tenemos comedores comunitarios creciendo en cantidad porque el hambre aumenta,jubilados comiendo de la basura o juntando berenjenas de la calle luego de la represión a los trabajadores de la tierra que quieren vender sus productos a bajo precio , también calles cortadas porque las Pymes no dejan de cerrar, ruidazos cada viernes porque no podemos más con los servicios ,tenemos represión y reporteros gráficos golpeados y detenidos porque no quieren que se siga invisibilizando y tenemos muertos! por la espalda ,por solidarios en las escuelas, porque la magia los ahogó ,desapareció y volvió a mostrar.

Pero no todas son  malas noticias,también tenemos circo...Comodoro Py se transformó en el estudio mayor de Polka(aguante la ficción) y un elenco de notables artistas nos representa a diario: "Fotocopias de un arrepentido coimero que en sus ratos libres se dedicaba a dejar debidamente detallado su proceder delictivo ,siempre  bajo las ordenes de la Shegua"...¿Te parece muy largo?, espera a que te muestre  como son los nuevos cargos del mejor equipo....

Sacudidas  y sabotajes  quieren lograr  terremotos en una Patria Grande que molesta...avanzan  como pueden en  Bolivia, lo lograron en Ecuador por la traición del compañero ,también  en Brasil con mentiras, trampas y un congreso que avergüenza, hicieron caer a Dilma  y condenaron a prisión a Lula  porque todo indicaba que en las elecciones no podrían contra el  ( lo hicieron sin pruebas, pero con las "convicciones" de un clon de Bonadio, un tal Moro ex juez y hoy Ministro de Justicia de un fascista, Bolsonaro, aquel que en el juicio a Dilma,  jurara por los torturadores , Mantienen Chile (salvo esporádicos sobresaltos con Bachellet),hoy tranquilos con Piñera .Tienen Colombia con un hijo predilecto de Uribe,tienen Paraguay(con los de siempre) e insisten con todo y van por Venezuela .

Pensando en  esta  Argentina y en una Venezuela  que nos duele ,volvemos como siempre a Mar del Plata  en ese  inolvidable 2005  que fue  mucho más que una postal de turismo con sus dos lobos  emblemáticos , esos lobos  que , sometieron al sometedor ,lobos  enterradores de  imposiciones  y desventajas , de entregas y “obsecuencias debidas",lobos que tienen vida, la tuvieron y la seguirán teniendo  (bautizados  con tu nombre y el de Hugo. No  decimos Kirchner ,ni  decimos Chávez,decimos Néstor y Hugo, porque describe el sentimiento, que no necesita de apellido.
Vos naciste un día como hoy, Hugo en poco días suma otro año a su partida,( física ),y van ligados,si van ligados como ligaron ambos los sueños de esta región y una época (la mejor,la nuestra,la de todos).

Por eso más que nunca …. Vamos a seguir quemando soles por vivir, vamos a seguir transgrediendo, vamos a seguir cuidando y defendiendo, vamos a seguir soñando  "Compañero", porque eso nos hiciste sentir, que éramos compañeros, (todos los que quisiéramos serlo),a diferencia de otros que hasta hoy  se esfuerzan por demostrarnos y marcarnos "su  pureza".

Después de aquel abril con un país destruido y un porcentaje muy bajo de votos a la lista 135 , a muchos les bastaba para anticipar tu imposibilidad de gobernar ,sin embargo con una birome pudiste escribir las mejores páginas de nuestra historia y con un par de mocasines, pararte de la mejor manera y caminar la senda que valía. Ojalá en este 2019,clave... nosotros también lo hagamos.Hace casi 16 años nos propusiste un sueño, y hoy ante este gobierno que encontró la llave para abrir el closet y permitir la salida de tantos que estuvieron por años escondidos ,se quitaron la mordaza y se permiten no disimular cual país quieren y a quienes no nos quieren dentro ) ,en nosotros está lograr los anticuerpos suficientes para contrarrestarlos ,sin perder el objetivo de recuperar nuestra argentina , la sonrisa y sobre todo el seguir soñando!!! #NéstorPudo  y como!!!
Gracias por eso Flaco, gracias por tanto.

No tengo dudas que si el destino no te hubiera jugada esa horrible pasada, , otra sería la historia...
"Cuiden a Cristina nos pediste una vez", no lo olvidamos, lo hacemos!!!. para marchar  nuevamente hacia el país que nos merecemos, con vos   de guía ,HLVS ♥️✌️




Tejada Gómez| homenaje al poeta que renace en cada otoño


Como todo lo grande, como todo aquello que nos deja huellas de las más profundas y de las más queridas , no hay vencimiento para evocar a aquel que nos llevará siempre a la hora exacta en que hay niños en la calle ,prometiendo mundos a Juanito Laguna ,mientras canta a la ternura o a las simples cosas, sin olvidarse de la Pancha Alfaro ,resucitándonos a la alegría , haciéndonos partícipes de sus tonadas en el país del sol y de su lucha permanente y testimonial que desde siempre con esa Patria Grande en su canción con todos, nos incluyó a todos .
 Nació  en Mendoza, a orillas del zanjón . Hijo de Lucas y Florencia , a la muerte de su padre (con apenas 4 años) vive en el campo  un tiempo con su tía Fidela, quien le enseña  las primeras letras de un breviario, esa sería su única instrucción . A los quince años  adquiere  un  Martín Fierro  y desde ahí  leerá asiduamente toda clase de lecturas, el mismo se instruye  y comienza además su  intereses y participación en la lucha social.y política que deja ver a través de su poesía  comprometida y profunda....Fundó  el "Movimiento del nuevo cancionero "( junto a la Negra  Sosa ,Oscar Matus, Eduardo Aragón y otros). Ese canillita , lustrador de zapatos  ,obrero de la construcción  y autodidacta  llegaba al mundo  un 21 de abril de 1929  para hacerlo más justo  e idealista , se llamaba ( se llama), Armando  Tejada Gómez , el poeta que  renace en cada otoño.(cpm)


LA VIDA DOS VECES


Miren cómo sonaba allá en mi barrio agreste
este nombre caído de los mares lejanos:
Toddy Deussán. Un chico alimentado a lirios.
Una flor de su madre que soñaba otra vida.
Supe que no querían que jugara conmigo
porque yo era la forma del pánico y el hambre
y la más descarada miseria por el mundo.
Pero Toddy, esa gracia hecha de mimbre y aire,
vivía hipnotizado por mi gran aventura.
Cuando huía del ojo celoso de su madre
se acercaba a mi sombra con cierto desenfado,
me mostraba sonriendo sus ignotos tesoros
y me buscaba el lado más pájaro del alma.

Él descubrió en mis ojos cierto país del sueño
donde se desnudaba un ángel con harapos,
algunos yacimientos de enterrada inocencia
y un gran rompecabezas de ternura en mis manos.

Un día, ya vencidos por nuestra resistencia,
los padres me dejaron entrar en el santuario,
nos sirvieron un río de leche y medialunas
y yo los deslumbré dibujando caballos.
Después, siguió la vida, como siempre sucede,
volvió el viento de agosto y crecieron los árboles;
sus padres, que tenían el sueño de otra vida,
una tarde ceniza se mudaron de barrio.
Yo olvidé al canillita en un cruce de esquinas,
entré al jornal violento del vino y los obrajes,
vestí los portentosos pantalones del viento
y descubrí mi oficio de fábula y guitarra.

Toddy, se llama Alfredo Deussán, vive en Mendoza,
casó con otro mimbre hace muchos veranos,
seguramente tiene un puñado de niños
y es una pajarera su comedor de diario.
Acaso, un año de estos, cuando vuelva al oeste,
llame a su puerta clara y despierte sus pájaros,
sólo porque un amigo es la vida dos veces
 y desde aquella tarde no dibujo caballos.




El bienaventurado


Aquel hombre de enfrente,
simple de corazón,
agonizó sus años
corriendo a tres empleos.
Un día, simplemente,
su simple corazón
le estalló en una esquina
y despertó en el cielo.

Dios, bonachón y antiguo,
le dio la bienvenida, palmeándole y diciendo:
qué cuenta de la vida?

Y aquel hombre de enfrente,
simple de corazón,
se quedó boquiabierto
y preguntó: qué vida?



La lucha


Con una flor, con una
manzana solariega,
con un cogollo y una
granada de rocío,
puedo cortar de cuajo
la oscuridad del lobo
y el odio y la amarilla
vejez de los colmillos.

Esta es la lucha, es esta
la suerte de los siglos:
de un lado el jardinero,
del otro el asesino.

El hierro será el hierro.
Pero el lirio es el lirio.

 












Hay un niño en la calle


A esta hora, exactamente,
hay un niño en la calle.

Le digo amor, me digo, recuerdo que yo andaba
con las primeras luces de mi sangre, vendiendo,
una oscura vergüenza,
la historia, el tiempo,
diarios.
Porque es cuando recuerdo también las presidencias,
urgentes abogados, conservadores, asco,
cuando subo a la vida cantando la inocencia,
mi niñez triturada por escasos centavos,
por la cantidad mínima de pagar la estadía
como un vagón de carga
y saber que a esta hora mi madre está esperando,
quiero decir, la madre del niño innumerable
que sale y nos pregunta con su rostro de madre,
qué han hecho de la vida,
dónde pondré la sangre,
qué haré con mi semilla si hay un niño en la calle.

Es honra de los hombres proteger lo que crece,
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
evitar que naufrague su corazón de barco,
su increíble aventura de pan y chocolate,
transitar sus países de bandidos
y tesoros,
poniéndole una estrella en el sitio del hambre,
de otro modo es inútil ensayar en la tierra
la alegría y el canto,
de otro modo es absurdo
porque de nada vale si hay un niño en la calle.

Dónde andarán los niños que venían conmigo
ganándose la vida por los cuatro costados.
Porque en este camino de lo hostil ferozmente
cayó el Toto de frente con su  poquita sangre,
con sus ropas de fe, su dolor a pedazos.
Y ahora necesito saber cuáles sonríen,
mi canción necesita saber si se han salvado,
porque si no es inútil mi juventud de música
y ha de dolerme mucho la primavera este año.

Importan dos maneras de concebir el mundo.
Una, salvarse solo,
arrojar ciegamente los demás de la balsa
y la otra,
un destino de salvarse con todos,
comprometer la vida hasta el último náufrago,
no dormir esta noche si hay un niño en la calle.

Exactamente ahora, si llueve en las ciudades,
si desciende la niebla como un sapo del aire
y el viento no es ninguna canción en las ventanas,
no debe andar el mundo con el amor descalzo
enarbolando un diario como un ala en la mano,
trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,
golpeándonos el pecho con un ala cansada,
no debe andar la vida, recién nacida, a precio.
la niñez arriesgada a una estrecha ganancia,
porque entonces las manos son dos fardos inútiles
y el corazón, apenas, una mala palabra.

Cuando uno anda los pueblos del país
o va en trenes por su geografía de silencio,
la patria
sale a mirar al hombre con los niños desnudos
y a preguntar qué fecha corresponde a su hambre,
qué historia les concierne,
qué lugar en el mapa,
porque uno Norte adentro y Sur adentro encuentra
la espalda escandalosa de las grandes ciudades
nutriéndose de trigo, vides, cañaverales,
donde el azúcar sube como un junco del aire,
uno encuentra la gente, los jornales escasos,
una sorda tarea de madres con horarios
y padres silenciosos molidos en las fábricas,
y hay días que uno andando de madrugada encuentra
la intemperie dormida con un niño en los brazos.

Y uno recuerda nombres, anécdotas, señores
que en París han bebido
por la antigua belleza de Dios, sobre la balsa
en donde han sorprendido la soledad de frente
y la índole triste del hombre solitario,
en tanto, sus señoras, tienen angustia y cambian
de amantes esta noche, de médico esta tarde,
porque el tedio que llevan ya no cabe en el mundo
y ellos son accionistas de los niños descalzos.

Ellos han olvidado
que hay un niño en la calle,
que hay millones de niños
que viven en la calle
y multitud de niños
que crecen en la calle.

A esta hora, exactamente,
hay un niño creciendo.

Yo lo veo apretando su corazón pequeño,
mirándonos a todos con sus ojos de fábula,
viene, sube hacia el hombre acumulando cosas,
un relámpago trunco le cruza la mirada,
porque nadie protege esa vida que crece
y el amor se ha perdido
como un niño en la calle.


Poesía con música de fondo

 

Tenía el genio joven y la edad de la piedra inmemorial, recóndita, un silencio durable,
acaso no pensaba y eso que era inmóvil.
Silenciosa por días, hablaba si le hablaban.pero entonces, llamada por las voces del mundo, como si alguien golpeara en su yesca dormida, estallaba en mil chispas de sorprendente luz.

Se dice que pasaba el día hablando sola, dialogando hacia adentro con sus propias cenizas.
Por eso, si pensaba cuando se estaba inmóvil, se le juntaban todos los nombres del olvido, todo el ramaje muerto del árbol de sus días, alguna voz querida, como de niño o tórtola, el finado José, la mamá, la ausencia, el río de antiayer, algún pañuelo, palabras de doler, aquellos pájaros, el tata galopando por el tiempo, la lluvia sideral de tarde en tarde, el asombro mujer, la luna añeja, esa media canción de medianoche como dos mitades de silencio y por si más, si fuera que tuviera donde poner júbilo de entonces, la cueca le volvía remolino desde su hazaña intacta de bailar hasta el alba, con sus pollera al aire degollando los gallos y destemplando todas las guitarras del mundo.

Porque de joven dicen que anduvo con la cueca y novió con la copla azules madrugadas y tuvo su alegría de sangre jubilosa hasta quedar durando en memoriosos sueños.

Lejos de esa apariencia de duro barro terco, la leyenda la supo con sus lujos y detalles,
y todavía andaba, ya muy alta la noche, fatigando tonadas en la boca de nadie, pues el canto la canta de la voz hacia fuera y no le junta el bulto mísero a la palabra. (Armando Tejada Gómez)

 La Pancha Alfaro | Quinteto Tiempo /Tejada Gómez





 

"Hombre en el tiempo" | Cesar Isella / Tejada Gómez


Delante hay un camino, por él me voy
 con la sombra adelante y atrás el sol
 ando pisando el rastro del infinito,
polvo que pisa el polvo, la tierra soy.
Hombre de todas partes, el hombre soy, 

memoria americana de la canción.
Y vaya donde vaya soy tierra que anda
con la raíz afuera del corazón. 

Anduve con la sangre todos los siglos,
 hay sangre mía en toda la eternidad.
 Soy el tiempo que vuelve en cada niño
y, desde la ternura, vuelve a cantar. 

Digo que me negaron el pan y el agua,
 digo que sé un misterio de luna y sal.
Me conocen los ríos porque en el barro
he sido un alfarero de libertad.

 Cuando la vida vuelva, vendrá conmigo
un tumulto de pueblo continental.
 Espérame en la fuerza de lo que crece
 de la tierra hacia el aire, del aire al pan.



 

Algo de su tanto  

1950 - Ingresa a la Radiotelefonía en LV.10 Radio de Cuyo, como locutor profesional. Comienza su tarea autoral junto a Oscar Matus, su coprovinciano.

1954 - Obtiene su Segundo Premio del V Concurso Literario Municipal de Mendoza, por su obra PACHAMAMA.

1958 - Comprometido en las luchas gremiales y políticas es electo diputado provincial por la U.C.R.I., por un período de dos años. Publica ANTOLOGÍA DE JUAN, con ilustraciones de Carlos Alonso.

1961 - Obtiene la Primera Recomendación del II Concurso Latinoamericano de Literatura "Casa de las Américas", La Habana, Cuba, Por su libro LOS COMPADRES DEL HORIZONTE.

 1963 - Funda el Movimiento del Nuevo Cancionero junto a Oscar Matus, Mercedes Sosa, Eduardo Aragón y    otros. Publica AHI VA LUCAS ROMERO, con dibujos de Enrique Sobisch.

1971 - Publica AMANECER BAJO LOS PUENTES, donde relata su infancia como canillita y sus comienzos con la poesía.

1972 - Premio Festival de la Patagonia en Punta Arenas, Chile, por FUEGO EN ANIMANÁ, con música de César Isella. Gran Premio Sadaic, por su canción ELOGIO DEL VIENTO, con música de Gustavo "Cuchi" Leguizamón, Finalista Festival Agustín Lara de México.

1976 - El gobierno militar publica un listado de composiciones y autores prohibidos para su difusión en todo el ámbito de la república, donde figura su nombre y algunas de sus canciones más Celebres: Canción con Todos y Fuego en Animaná. Es declarado persona no grata por el gobierno de facto de la provincia de Santa Fe y "deportado" a la provincia de Buenos Aires, en medio de la noche, luego de una frustrada actuación en la sala de la Lotería Provincial de dicha ciudad, en un festival a beneficio. Comienza un largo periodo do oscurecimiento y ostracismo, prohibidas sus representaciones, la publicación de sus libros y la difusión de sus canciones.

1978 - En los primeros meses del año viaja a España, a intentar suerte. Vuelve lleno de nostalgia hacia fines de noviembre y recibe apenas llegado la noticia de que su novela DIOS ERA OLVIDO se había hecho acreedora al Premio Internacional de Novela, en Bilbao, España. Vuelve a España a recibir el Premio y a intentar una vez más su inserción en ese país, aprovechando la difusión de su nombre gracias al premio recibido, pero se inicia el conflicto del Beagle en enero del '79, y regresa a Buenos Aires. Comienza a utilizar el seudónimo Carlos de Mendoza para registrar sus temas nuevos y que puedan pasarse por las radios.

1979 - Viaja a México para participar de la grabación del disco CORAL TERRESTRE, con el grupo vocal Sanampay, que dirigía Naldo Labrín. Se publica en España su biografía de Horacio Guarany, de Ediciones Júcar, colección Los Juglares.

1980 - Participa en la edición de La VI Feria Internacional del Libro del Autor al Lector de Buenos Aires, donde se presenta su novela ganadora y firma ejemplares en el stand de Espasa Calpe, a despecho de La prohibición que todavía pesaba sobre él. Recibe la primera distinción de honor de La Fundación Dupuytren, en la Tercera Bienal de Letras "Cuarto Centenario de la 2º Fundación de la Ciudad de Buenos Aires", por su novela DIOS ERA OLVIDO.

1981 - Finalista del Premio Plaza y Janés de Novela Argentina, por su novela "Cuatrocientas sudestadas", con el seudónimo de Marcos Zonda, posteriormente editada como EL RIO DE LA LEGUA.

1982 - Toma parte del Primer Foro y Festival Latinoamericano do La Nueva Canción, en México. Se desata la guerra de Malvinas y vuelve.

1983 - Viaja a Managua, Nicaragua, para participar del Festival por La Paz, junto a Mercedes Sosa, el Quinteto Tiempo, y el compositor Naldo Labrín. Participa del Festival de La Canción Bolivariana en Venezuela. Viaja al Festival de Baradero, Cuba. Junto con el advenimiento de la democracia vuelve a presentarse en festivales, actuaciones unipersonales y a montar espectáculos con diversos artistas.

1984 - Participa del Encuentro Internacional de Escritores por la Paz, Sofia, Bulgaria. Publica TODA LA PIEL DE AMÉRICA, cancionero.

1985    Nominado para el Premio Konex, entre las cinco mejores figuras de la Historia de la Música Popular Argentina en La disciplina Autor de Folclore. Publica HISTORIA DE TU AUSENCIA.

1986    Gran Premio SADAIC, por el conjunto de su obra cancionera. Publica BAJO ESTADO DE SANGRE, poemas escritos entre1974 y 1983. Gran Premio de Honor de la Fundación Argen-tina para La Poesía, en su 20º Aniversario.

1991    La Cámara de Diputados bonaerense declara su obra de "interés educativo'. Publica COSAS DE NIÑOS y EL RIO DE LA LEGUA.

El 3 de Noviembre de 1992, fallece en buenos aires, y dos años después 
1995. se edita su libro póstumo, Los Telares del sol con prólogo de Lima Quintana e ilustraciones de Carlos Alonso.

Fuente de información :Armando Tejada Gómez - Página Oficial








Alberto Morlachetti | El hombre que cuidaba a los pibes...



Corría el año 2015 y abril seguía  ensañado  en eso de quitarnos  imprescindibles...
Se nos iba   Alberto Morlachetti, (fundador de Pelota de Trapo , impulsor junto a otros de la Asignación Universal por Hijo y  uno de los creadores del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo.


El hombre que cuidaba a los pibes


Alberto Morlachetti :


En la dictadura cívico-militar que sembró el terror entre 1976 y 1983, fue expulsado de la docencia en la UBA por comunista y fue perseguido como tantos otros dirigentes sociales.
En 1982 fundó "La Casa de los Niños", en Avellaneda, que albergaba a los niños mientras sus padres iban a trabajar, y les ofrecía un mínimo plato de comida con los pocos recursos que disponía.

Luego diseñó junto a los vecinos del lugar el hogar para adolescentes Juan Salvador Gaviota y la biblioteca Pelota de Trapo, y con la idea de autofinanciar su obra y que los adolescentes se educaran en el trabajo, armó un gallinero al que sumó una imprenta y una panadería iniciando a los jóvenes en distintos oficios.


Fue funcionario de la provincia de Buenos Aires en los tiempos del gobernador Antonio Cafiero (1987-1991), y a fines de los '80 creó el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, reuniendo a a más de 400 organizaciones sin fines de lucro adheridas a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) para defender y difundir los derechos de los niños en situación de calle bajo el lema  
"el hambre es un crimen".



Luchó contra el estigma que a menudo repetía "la pobreza es una imposición: te pone una pistola en la cabeza", y encaminó sus pasos junto a los niños huérfanos a quienes cobijó y con los que se vinculó afectivamente considerando que "no existe pedagogía sin ternura".


"No damos de comer por un carácter caritativo, que desechamos. Lo hacemos porque son pibes que colaboran con el lugar, con el corte de yuyos, con desmalezar la vía (del tren), forestar el lugar, hoy Pelota de Trapo tiene sombra y antes era un desierto"


Su historia está llena de grandes hitos:
chicos a los que salvó de las garras de la miseria humana y junto a los que aprendió que no existe pedagogía sin ternura. “Una vez vienen a contarme que en una excursión uno de mis chicos había robado manzanas de un puesto. Lo agarré al pibe y le dije: ¿cómo se te ocurre hacer eso? Momento, Alberto, me contestó. No es así. Yo vi las manzanas rojas y sentí que me llamaban. Lleváme, lleváme, me decían las manzanas. Yo no las robé, sólo accedí a lo que me pedían”.

Una y otra vez repetía que “los delitos grandes no los hacen los chicos”.
 Y concebía que las villas son “cárceles a cielo abierto”, que “la droga, más allá del lucro, es funcional al sistema de dominación” y que la condición humana –a contramano de todo lo imaginable- terminó asumiendo al capitalismo como la nueva gran utopía.


Es que cuando “el Estado de bienestar se despidió para siempre, nos dejó un estado neoliberal, feroz, que convirtió a los chicos en excedentes demográficos. Antes los chicos, con los oficios, trabajando, eran parte del ejército de reserva del que hablaba Carlos Marx.
Estaban prontos para reemplazar a los trabajadores en sus fábricas. Pero hoy, con la cantidad de chicos que nace, no sirven ni para ejército de reserva, desde esa concepción darwinista de la historia. Por eso aparece el paco y una especie de exterminio que los va matando con balas y hambre”,
(escribió alguna vez).


Se fue de puntillas, silencioso en la noche, y levantó vuelo. Estaba harto ya de su cuerpo colonizado por un monstruo invasivo. Pero antes de irse firmó su testamento: les dejó a los niños de malabares, a los propietarios de los arrabales, toda su inmensa fortuna: la semilla de la revolución para parirla cuando puedan, una utopía donde los niños sean curados con salivilla de estrellas, como soñaban con Federico, la descomunal ternura con la que venceremos al  final del día. 
Y un amanecer que sea para todos.

Alberto Morlachetti nació en el campo cordobés, trabajó con su abuelo anarquista, fue canillita en Gerli, vivió en un conventillo y la calle era el patio enorme donde los infiernos y los cielos se escondían en las ochavas. Comenzó a estudiar Sociología en la UBA luego de una adolescencia de lectura ávida y aleatoria. Y en las sombras crepuscularias juntó pibes estragados por la historia que dormían en las periferias de la Facultad de Derecho. Se los llevó con él, los sembró, les inoculó futuro en su adelante y los hizo descubrir que podía ser posible amanecer mañana.

En la prehistoria, había sido el fútbol. Los “sábados de chocolate” reunían chicos morenos y expulsados de los clubes por color y pobreza. Los picados se armaban en el terreno engordado por desechos industriales donde Torres Ríos había filmado “Pelota de Trapo” con un Armando Bo más chiquito aun que los pibes de Alberto. El les transmitió, infalible, el amor por Racing. Y casi 40 años después aseguraba que el mismísimo Orestes Corbata, con tres dientes y ojos de alcohol, se sentaba en el suelo tóxico a mirar al centroforward petiso y de pelos chuzos que la colocaba, exquisito, en el ángulo izquierdo.

Eran los niños de la intemperie.
“La pobreza es una imposición: te pone una pistola en la cabeza”, repetía consciente de que él pudo salir de un laberinto del que sus amigos no pudieron: “a ellos les saquearon las palabras”.

Se sabía el germen de una amalgama extraordinaria. De su madre, católica, había escuchado sostenidamente que “cuando algún día la vida te trate duramente, tomá la mano de un pobre”. De su abuelo Antonio, anarquista, había aprendido que “los chicos transformaban la naturaleza y las relaciones sociales al igual que los adultos. Eran forjadores de derechos y de una nueva sociedad”.
Junto a los niños de los arrabales había ido descifrando que, sueltos de madre, es necesario domiciliarse en un vínculo amoroso. Y que no hay pedagogía sin ternura.

A contramano de todos los vientos germinados en el capitalismo, Alberto sostuvo que “el principal proveedor de humanidad es el trabajo. Si yo no hubiese trabajado, no me salvaba del barro y la pobreza. El trabajo disciplina muchísimo”. Y reconstruía desde las nostalgias amasadas durante décadas que hubo un tiempo–antes de que los estados los transformasen en excedentes demográficos dignos de ser exterminados- en el que los niños eran aprendices de oficios que los devendrían esa categoría maravillosamente humana: trabajadores.
Alzó la Casa de los Niños de Avellaneda y a su ritmo y el de otros hombres y otras mujeres, la obra se animó a conjugar todos los verbos; Alberto pensó y diseñó el hogar para adolescentes Juan Salvador Gaviota y la biblioteca Pelota de Trapo, con la misma impronta del Hogar levantado en la
vecindad de la canchita legendaria: mucha luz y la belleza como insumo básico para el desarrollo de los niños. Tan básico como el pan y la leche tibia de las mañanas.

Pero a la vez pensó y diseñó la imprenta y la panadería. Porque los fantasmas de carne, hueso, paco y balas 9 milímetros esperaban a los niños en la puerta. Y si no se los preparaba para atravesar la indolencia  y la impiedad del mundo, serían como los polluelos de vuelo temprano, derribados por la primera lluvia. Los inició él mismo en el oficio gráfico. Y fueron tantos los que se ennegrecieron de tinta y solvente como los que se emblanquecieron de harina y manteca.
En el país de los alimentos, donde los ríos son de leche y miel, “un niño  que muere de hambre muere asesinado”, decía. Y explicaba la esencia de la sacralidad de la vida: “cada niño es una piecita del gran rompecabezas de la condición humana. Cada niño que muere deja un espacio ausente. Y nada volverá a ser igual”.

Tampoco será igual desde ahora el rompecabezas de la condición humana sin Alberto, que allá por los finales de la década del 80 parió junto a otros quijotes del sur el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, con el que caminamos geografías infinitas denunciando que “el hambre es un crimen”.

Alberto resguardaba dentro de sí la inocencia de ese tiempo primigenio que es la infancia.  Que, indefectiblemente, es destino. Fue capaz hasta los últimos de sus suspiros de zambullirse en la risa fresca que una niña de cielos azules le ofrecía caminando chaplinescamente ante él. Mientras su conciencia seguía llorando por esta aldea sin memoria “dejada de la mano de los dioses –como solía decir- en el último suburbio”.

Una aldea en la que crueles cruzados la emprenden contra los niños de los malabares mientras construyen con una pertinacia de acero “una ausencia irreparable en las calles para que puedan algunos ´buenos peregrinos´ consumir hasta el hartazgo en las góndolas irrespetuosas de los supermercados”. Cómo soñar –decía- que nuestros niños serían residuos descartables a los que eliminar con alegres gatillos o con ese tiro al blanco en sus nucas que “se mete en el cuerpo y en el alma de los pibes y los destroza en barrios descartables, donde los pájaros se pudren en la mitad del vuelo”. Cómo imaginar –repetía una y otra vez- que la nueva utopía de la humanidad iba a ser este capitalismo feroz que lo fue hundiendo en el desencanto.

Alberto Morlachetti, ese hombre justo y sabio, repetía que “no habría renovación humana si no nacieran chicos. Hay que confiar en que ellos son como heraldos que traen algo nuevo. Uno podrá pensar que es pensamiento mágico. Y sí, la vida tiene pensamiento mágico y pensamiento científico. La utopía de construir una sociedad más justa tiene mucho de pensamiento mágico”.

Las traiciones arteras y las derrotas de los confinados en esa geografía del encierro que él vislumbró en la exponencial crecida de villas y asentamientos, le fueron sembrando el desasosiego en la garganta y en el pecho, ese domicilio del dolor. Aunque siguió creyendo que “nadie está al resguardo de la esperanza humana”, sentía que la utopía había dado unos cuantos pasos adelante y a él ya le dolía demasiado la pierna derecha como para  seguirla y alcanzarla.
“No me dejéis morir sin la esperanza de ser incomprendido”, citaba a Oscar Wilde. Alberto fue –es- un descomunal incomprendido. En eso  puede estar tranquilo.

Nosotros, mientras tanto, tendremos que ser dignos para estar a su altura. Ahora que llueve en tantos ojos. Y la tierra se muere de pena.

Fuentes:Telam (2015)
pelotadetrapo.org.ar