#NéstorPudo | Birome,mocasines y la mejor historia


Hay hombres que visten bien (y en eso se quedan).
Están aquellos que tienen una dicción excelente (para no decir nada ).
También los protocolares que se ajustan a lo establecido (no tuercen el nudo de su corbata ,ni usan mocasines).
Pero hay otros hombres que quizás no tuvieran nada de eso, y sin embargo tuvieron todo!!!

Hoy el país del presidente (democrático),tanto como predecible en el hacer en contra , nos tiene entre impuestazos, tarifazos, inflación , despedidos,  caza de brujas, seguimientos, revancha,  pago de favores (a colocadores presidenciales) DNU,  protocolos para garantizar y legalizar la represión,  y como si todo eso fuera poco tenemos el blindaje asqueroso y alevoso de los grandes medios.
Esos que no desaparecieron con Volver o  TN ,porque se aseguraron tener jueces dilatando y porque colocaron en puesto clave (así lo cataloguen de menor),a quien garantizaba  la continuidad del negocio, además de la no aplicación de la ley de medios .
Esos que no tienen ni  un segundo la dignidad en su  hacer ,llamándose a  silencio ante lo no sucedido con sus señales ( como si se llaman  para  tapar atropellos actuales contra otras señales que van apretando hasta asfixiarlas y contribuir a su quiebra),mientras atacan a los gritos la gestión anterior y califican de la peor manera,la herencia recibida,hasta hace un tiempo ,la de Cristina, no la tuya (porque son cualquier cosa ,menos tontos) pero ahora de a poco se sinceran " la culpa viene de hace 70 años " y evitando que se le noten demasiado los pelos, se animan a ir contra el "maldito peronismo",cuna de todos los males.

Cuando  nos acostumbramos a  no querer recordar apellidos, fechas, sucesos  varios (por ligarlos  a momentos dolorosos del país y nuestra historia), se nos hace  imposible no comparar el antes y el después de tu llegada.
Silvio en esa plaza del 25 de Mayo, Fidel y su discurso de horas en la escalinata de la facultad, la gente toda  celebrando en distintos lugares de Argentina, eran clara señal que la puerta se abría… grande, amplia, abarcativa y solo se cerraría una vez que adentro estuviéramos todos, y a la cabeza de ese “todos”, las convicciones que cuidaste mucho ,no quedaran afuera.

El bastón que te dieron, y  que tan fríamente  se sintiera tratado   supo  en cuanto lo tomaste que eras distinto , capaz de dar vuelta todo, (como lo hiciste en ese juego de asunción ),como la taba ( de acuerdo a aquella inolvidable canción) para que cambie lo que deba cambiarse o no cambie nada .
El sueño que venías a proponer no se diluyó con el paso del tiempo… la marca registrada de tu gobierno  dejo de ser para consumo interno, se asoció y se exportó junto a otros grandes, otros pares, otros hermanos, otros compañeros.
Así como el golpe de tu frente ,al inaugurar tu mandato con el pueblo,clara señal también que a veces el amor lastima  y  que vos saldrías lastimado  por querer cuidarnos tanto, (que es amarnos  ),porque la lucha era despareja..( lo sigue siendo) basta girar la cabeza y ver  pasados varios años ,que tenemos  a nuestro alrededor  y como  ..¿Sienten?.

Lo nuevo , el mal llamado "cambio" nos trajo  a  Obama a la Argentina y  un 24 de marzo arrojó flores al río de nuestros desaparecidos  y paradójicamente,su gesto y su mirada sonaba mucho más sincera que la del "nuestro", el local ...(que sigue sin saber a cuánto asciende la cifra y  se cuida de no hablar de "terrorismo de estado") , pero  más allá de eso , nada  ni nadie podrá cambiar lo que sentimos por ese sitio de memoria ( al que le siguen recortando presupuesto)  o  por el centro del horror,  la ex ESMA, donde dejaste tus huellas para siempre en el pupitre utilizado esa tarde ,cuando citaste  la maravilla del texto de Arieta, que estoy segura ,te agradece esos rasguños, señal clara de lo que sentías en ese momento, bronca, dolor, impotencia ,pero no resignación en la lucha.
Esos sitios son un lugar de memoria, y los  gritos y torturas son desde tu decisión  de acomodar las cosas , el canto  de  los hijos que regresan , encuentro y  homenaje  y  "ex",no es solo una palabra que antecede,es el querer hacer y el haber hecho .

Descolgaste cuadros de genocidas ,pero además de hacerlo quitaste la tela araña que suele juntarse en ellos, para que pudiera verse  mucho más claro todo  y no para una foto de momento, (los años que siguieron y te siguieron con quien fuera compañera de vida y de ideales),así lo demuestran.
Ahora también descolgaron cuadros, pero desde otra perspectiva de país y hasta sacaron los próceres de los billetes,los reemplazan animales (dicen que es en defensa de la vida, que no no se podía seguir con "la muerte"), contradictorio con la voz oficial de ellos en tv, una señora que mientras come,asegura que daría la suya para que ustedes (NOSOTROS) no volvamos.

En temas claves para nuestra nación, un cuaderno te bastaba, en él estaba todo lo que estaba en vos y en tu cabeza.
El destino de un país, pero un país en serio, podía escribirse con birome y casi garabatos, que sin embargo, fueron la letra más clara y más firme que se haya leído en el hacer.Ojala muchos tuvieran  un ojo desviado, como el tuyo que sigue siendo motivo  de agravios y chicanas baratas, para poder  ver con tanta claridad  la vida y la política.

Pasaron muchas cosas Flaco:
Argentina está triste y los buitres conformes(muchos de ambos lados del mostrador),se le dio luz verde a los acreedores, a la timba,a la estafa, a la fuga.
Volvimos al fondo, (ese del que vos nos sacaste) estamos endeudados nuevamente,nosotros y nuestros descendientes.
Entre los "te lo debo" del equipo gobernante , está la soberanía, entregada no solo en los mapas que se olvidan de Malvinas o embajadores que reconocen autoridades Kelpers, nos maneja la economía desde el BCRA ,despacho incluido... un emisario del FMI,que controla y baja línea al superministro egresado de TN.

Estamos en el mundo , volvimos ...se escucha decir a algunos que viven una realidad virtual, nosotros nos sentimos cada vez más fuera de todo.
Tenemos compañeros y compañeras presos ,sin debido proceso,sin condena firme, una de las primeras, Milagro ( rehén del emperador jujeño) y la obra de la Tupác destruida.
Tenemos comedores comunitarios creciendo en cantidad porque el hambre aumenta,jubilados comiendo de la basura o juntando berenjenas de la calle luego de la represión a los trabajadores de la tierra que quieren vender sus productos a bajo precio , también calles cortadas porque las Pymes no dejan de cerrar, ruidazos cada viernes porque no podemos más con los servicios ,tenemos represión y reporteros gráficos golpeados y detenidos porque no quieren que se siga invisibilizando y tenemos muertos! por la espalda ,por solidarios en las escuelas, porque la magia los ahogó ,desapareció y volvió a mostrar.

Pero no todas son  malas noticias,también tenemos circo...Comodoro Py se transformó en el estudio mayor de Polka(aguante la ficción) y un elenco de notables artistas nos representa a diario: "Fotocopias de un arrepentido coimero que en sus ratos libres se dedicaba a dejar debidamente detallado su proceder delictivo ,siempre  bajo las ordenes de la Shegua"...¿Te parece muy largo?, espera a que te muestre  como son los nuevos cargos del mejor equipo....

Sacudidas  y sabotajes  quieren lograr  terremotos en una Patria Grande que molesta...avanzan  como pueden en  Bolivia, lo lograron en Ecuador por la traición del compañero ,también  en Brasil con mentiras, trampas y un congreso que avergüenza, hicieron caer a Dilma  y condenaron a prisión a Lula  porque todo indicaba que en las elecciones no podrían contra el  ( lo hicieron sin pruebas, pero con las "convicciones" de un clon de Bonadio, un tal Moro ex juez y hoy Ministro de Justicia de un fascista, Bolsonaro, aquel que en el juicio a Dilma,  jurara por los torturadores , Mantienen Chile (salvo esporádicos sobresaltos con Bachellet),hoy tranquilos con Piñera .Tienen Colombia con un hijo predilecto de Uribe,tienen Paraguay(con los de siempre) e insisten con todo y van por Venezuela .

Pensando en  esta  Argentina y en una Venezuela  que nos duele ,volvemos como siempre a Mar del Plata  en ese  inolvidable 2005  que fue  mucho más que una postal de turismo con sus dos lobos  emblemáticos , esos lobos  que , sometieron al sometedor ,lobos  enterradores de  imposiciones  y desventajas , de entregas y “obsecuencias debidas",lobos que tienen vida, la tuvieron y la seguirán teniendo  (bautizados  con tu nombre y el de Hugo. No  decimos Kirchner ,ni  decimos Chávez,decimos Néstor y Hugo, porque describe el sentimiento, que no necesita de apellido.
Vos naciste un día como hoy, Hugo en poco días suma otro año a su partida,( física ),y van ligados,si van ligados como ligaron ambos los sueños de esta región y una época (la mejor,la nuestra,la de todos).

Por eso más que nunca …. Vamos a seguir quemando soles por vivir, vamos a seguir transgrediendo, vamos a seguir cuidando y defendiendo, vamos a seguir soñando  "Compañero", porque eso nos hiciste sentir, que éramos compañeros, (todos los que quisiéramos serlo),a diferencia de otros que hasta hoy  se esfuerzan por demostrarnos y marcarnos "su  pureza".

Después de aquel abril con un país destruido y un porcentaje muy bajo de votos a la lista 135 , a muchos les bastaba para anticipar tu imposibilidad de gobernar ,sin embargo con una birome pudiste escribir las mejores páginas de nuestra historia y con un par de mocasines, pararte de la mejor manera y caminar la senda que valía. Ojalá en este 2019,clave... nosotros también lo hagamos.Hace casi 16 años nos propusiste un sueño, y hoy ante este gobierno que encontró la llave para abrir el closet y permitir la salida de tantos que estuvieron por años escondidos ,se quitaron la mordaza y se permiten no disimular cual país quieren y a quienes no nos quieren dentro ) ,en nosotros está lograr los anticuerpos suficientes para contrarrestarlos ,sin perder el objetivo de recuperar nuestra argentina , la sonrisa y sobre todo el seguir soñando!!! #NéstorPudo  y como!!!
Gracias por eso Flaco, gracias por tanto.

No tengo dudas que si el destino no te hubiera jugada esa horrible pasada, , otra sería la historia...
"Cuiden a Cristina nos pediste una vez", no lo olvidamos, lo hacemos!!!. para marchar  nuevamente hacia el país que nos merecemos, con vos   de guía ,HLVS ♥️✌️




Alberto Morlachetti | El hombre que cuidaba a los pibes...



Corría el año 2015 y abril seguía  ensañado  en eso de quitarnos  imprescindibles...
Se nos iba   Alberto Morlachetti, (fundador de Pelota de Trapo , impulsor junto a otros de la Asignación Universal por Hijo y  uno de los creadores del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo.


El hombre que cuidaba a los pibes


Alberto Morlachetti :


En la dictadura cívico-militar que sembró el terror entre 1976 y 1983, fue expulsado de la docencia en la UBA por comunista y fue perseguido como tantos otros dirigentes sociales.
En 1982 fundó "La Casa de los Niños", en Avellaneda, que albergaba a los niños mientras sus padres iban a trabajar, y les ofrecía un mínimo plato de comida con los pocos recursos que disponía.

Luego diseñó junto a los vecinos del lugar el hogar para adolescentes Juan Salvador Gaviota y la biblioteca Pelota de Trapo, y con la idea de autofinanciar su obra y que los adolescentes se educaran en el trabajo, armó un gallinero al que sumó una imprenta y una panadería iniciando a los jóvenes en distintos oficios.


Fue funcionario de la provincia de Buenos Aires en los tiempos del gobernador Antonio Cafiero (1987-1991), y a fines de los '80 creó el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, reuniendo a a más de 400 organizaciones sin fines de lucro adheridas a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) para defender y difundir los derechos de los niños en situación de calle bajo el lema  
"el hambre es un crimen".



Luchó contra el estigma que a menudo repetía "la pobreza es una imposición: te pone una pistola en la cabeza", y encaminó sus pasos junto a los niños huérfanos a quienes cobijó y con los que se vinculó afectivamente considerando que "no existe pedagogía sin ternura".


"No damos de comer por un carácter caritativo, que desechamos. Lo hacemos porque son pibes que colaboran con el lugar, con el corte de yuyos, con desmalezar la vía (del tren), forestar el lugar, hoy Pelota de Trapo tiene sombra y antes era un desierto"


Su historia está llena de grandes hitos:
chicos a los que salvó de las garras de la miseria humana y junto a los que aprendió que no existe pedagogía sin ternura. “Una vez vienen a contarme que en una excursión uno de mis chicos había robado manzanas de un puesto. Lo agarré al pibe y le dije: ¿cómo se te ocurre hacer eso? Momento, Alberto, me contestó. No es así. Yo vi las manzanas rojas y sentí que me llamaban. Lleváme, lleváme, me decían las manzanas. Yo no las robé, sólo accedí a lo que me pedían”.

Una y otra vez repetía que “los delitos grandes no los hacen los chicos”.
 Y concebía que las villas son “cárceles a cielo abierto”, que “la droga, más allá del lucro, es funcional al sistema de dominación” y que la condición humana –a contramano de todo lo imaginable- terminó asumiendo al capitalismo como la nueva gran utopía.


Es que cuando “el Estado de bienestar se despidió para siempre, nos dejó un estado neoliberal, feroz, que convirtió a los chicos en excedentes demográficos. Antes los chicos, con los oficios, trabajando, eran parte del ejército de reserva del que hablaba Carlos Marx.
Estaban prontos para reemplazar a los trabajadores en sus fábricas. Pero hoy, con la cantidad de chicos que nace, no sirven ni para ejército de reserva, desde esa concepción darwinista de la historia. Por eso aparece el paco y una especie de exterminio que los va matando con balas y hambre”,
(escribió alguna vez).


Se fue de puntillas, silencioso en la noche, y levantó vuelo. Estaba harto ya de su cuerpo colonizado por un monstruo invasivo. Pero antes de irse firmó su testamento: les dejó a los niños de malabares, a los propietarios de los arrabales, toda su inmensa fortuna: la semilla de la revolución para parirla cuando puedan, una utopía donde los niños sean curados con salivilla de estrellas, como soñaban con Federico, la descomunal ternura con la que venceremos al  final del día. 
Y un amanecer que sea para todos.

Alberto Morlachetti nació en el campo cordobés, trabajó con su abuelo anarquista, fue canillita en Gerli, vivió en un conventillo y la calle era el patio enorme donde los infiernos y los cielos se escondían en las ochavas. Comenzó a estudiar Sociología en la UBA luego de una adolescencia de lectura ávida y aleatoria. Y en las sombras crepuscularias juntó pibes estragados por la historia que dormían en las periferias de la Facultad de Derecho. Se los llevó con él, los sembró, les inoculó futuro en su adelante y los hizo descubrir que podía ser posible amanecer mañana.

En la prehistoria, había sido el fútbol. Los “sábados de chocolate” reunían chicos morenos y expulsados de los clubes por color y pobreza. Los picados se armaban en el terreno engordado por desechos industriales donde Torres Ríos había filmado “Pelota de Trapo” con un Armando Bo más chiquito aun que los pibes de Alberto. El les transmitió, infalible, el amor por Racing. Y casi 40 años después aseguraba que el mismísimo Orestes Corbata, con tres dientes y ojos de alcohol, se sentaba en el suelo tóxico a mirar al centroforward petiso y de pelos chuzos que la colocaba, exquisito, en el ángulo izquierdo.

Eran los niños de la intemperie.
“La pobreza es una imposición: te pone una pistola en la cabeza”, repetía consciente de que él pudo salir de un laberinto del que sus amigos no pudieron: “a ellos les saquearon las palabras”.

Se sabía el germen de una amalgama extraordinaria. De su madre, católica, había escuchado sostenidamente que “cuando algún día la vida te trate duramente, tomá la mano de un pobre”. De su abuelo Antonio, anarquista, había aprendido que “los chicos transformaban la naturaleza y las relaciones sociales al igual que los adultos. Eran forjadores de derechos y de una nueva sociedad”.
Junto a los niños de los arrabales había ido descifrando que, sueltos de madre, es necesario domiciliarse en un vínculo amoroso. Y que no hay pedagogía sin ternura.

A contramano de todos los vientos germinados en el capitalismo, Alberto sostuvo que “el principal proveedor de humanidad es el trabajo. Si yo no hubiese trabajado, no me salvaba del barro y la pobreza. El trabajo disciplina muchísimo”. Y reconstruía desde las nostalgias amasadas durante décadas que hubo un tiempo–antes de que los estados los transformasen en excedentes demográficos dignos de ser exterminados- en el que los niños eran aprendices de oficios que los devendrían esa categoría maravillosamente humana: trabajadores.
Alzó la Casa de los Niños de Avellaneda y a su ritmo y el de otros hombres y otras mujeres, la obra se animó a conjugar todos los verbos; Alberto pensó y diseñó el hogar para adolescentes Juan Salvador Gaviota y la biblioteca Pelota de Trapo, con la misma impronta del Hogar levantado en la
vecindad de la canchita legendaria: mucha luz y la belleza como insumo básico para el desarrollo de los niños. Tan básico como el pan y la leche tibia de las mañanas.

Pero a la vez pensó y diseñó la imprenta y la panadería. Porque los fantasmas de carne, hueso, paco y balas 9 milímetros esperaban a los niños en la puerta. Y si no se los preparaba para atravesar la indolencia  y la impiedad del mundo, serían como los polluelos de vuelo temprano, derribados por la primera lluvia. Los inició él mismo en el oficio gráfico. Y fueron tantos los que se ennegrecieron de tinta y solvente como los que se emblanquecieron de harina y manteca.
En el país de los alimentos, donde los ríos son de leche y miel, “un niño  que muere de hambre muere asesinado”, decía. Y explicaba la esencia de la sacralidad de la vida: “cada niño es una piecita del gran rompecabezas de la condición humana. Cada niño que muere deja un espacio ausente. Y nada volverá a ser igual”.

Tampoco será igual desde ahora el rompecabezas de la condición humana sin Alberto, que allá por los finales de la década del 80 parió junto a otros quijotes del sur el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, con el que caminamos geografías infinitas denunciando que “el hambre es un crimen”.

Alberto resguardaba dentro de sí la inocencia de ese tiempo primigenio que es la infancia.  Que, indefectiblemente, es destino. Fue capaz hasta los últimos de sus suspiros de zambullirse en la risa fresca que una niña de cielos azules le ofrecía caminando chaplinescamente ante él. Mientras su conciencia seguía llorando por esta aldea sin memoria “dejada de la mano de los dioses –como solía decir- en el último suburbio”.

Una aldea en la que crueles cruzados la emprenden contra los niños de los malabares mientras construyen con una pertinacia de acero “una ausencia irreparable en las calles para que puedan algunos ´buenos peregrinos´ consumir hasta el hartazgo en las góndolas irrespetuosas de los supermercados”. Cómo soñar –decía- que nuestros niños serían residuos descartables a los que eliminar con alegres gatillos o con ese tiro al blanco en sus nucas que “se mete en el cuerpo y en el alma de los pibes y los destroza en barrios descartables, donde los pájaros se pudren en la mitad del vuelo”. Cómo imaginar –repetía una y otra vez- que la nueva utopía de la humanidad iba a ser este capitalismo feroz que lo fue hundiendo en el desencanto.

Alberto Morlachetti, ese hombre justo y sabio, repetía que “no habría renovación humana si no nacieran chicos. Hay que confiar en que ellos son como heraldos que traen algo nuevo. Uno podrá pensar que es pensamiento mágico. Y sí, la vida tiene pensamiento mágico y pensamiento científico. La utopía de construir una sociedad más justa tiene mucho de pensamiento mágico”.

Las traiciones arteras y las derrotas de los confinados en esa geografía del encierro que él vislumbró en la exponencial crecida de villas y asentamientos, le fueron sembrando el desasosiego en la garganta y en el pecho, ese domicilio del dolor. Aunque siguió creyendo que “nadie está al resguardo de la esperanza humana”, sentía que la utopía había dado unos cuantos pasos adelante y a él ya le dolía demasiado la pierna derecha como para  seguirla y alcanzarla.
“No me dejéis morir sin la esperanza de ser incomprendido”, citaba a Oscar Wilde. Alberto fue –es- un descomunal incomprendido. En eso  puede estar tranquilo.

Nosotros, mientras tanto, tendremos que ser dignos para estar a su altura. Ahora que llueve en tantos ojos. Y la tierra se muere de pena.

Fuentes:Telam (2015)
pelotadetrapo.org.ar